economia

Gabriela Russo: Argentina merece un sistema tributario mejor: equitativo, solidario y progresivo

Por Agencia Télam

20-06-2020 11:45

La presidenta del Consejo Profesional de Ciencias Económicas de la Ciudad de Buenos Aires, Gabriela Russo, consideró que la Argentina merece un sistema tributario mejor, equitativo, solidario y progresivo; en contrapartida del esquema regresivo que hoy impera, y destacó que la reforma que se impulsa significa una oportunidad para incluir la visión de género.

Russo es la primera mujer presidenta en los 75 años de historia de la institución, y habló con Télam respecto de la propuesta que el Consejo le acercó a Economía con los lineamientos generales que debería contemplar la reforma del sistema impositivo que está en la agenda del Poder Ejecutivo.

A continuación los principales conceptos de la entrevista:


Télam: ¿Cuáles son los ejes de la reforma que han propuesto desde el Consejo?

Gabriela Russo: Partimos de la idea de que Argentina merece un sistema tributario mejor. Que no sean parches sucesivos sino tener un sistema que sea equitativo, solidario y que en su conjunto sea progresivo y no regresivo, Desde esa base propusimos algunas ideas que son de fondo.

Por supuesto que hay que enmarcarlo en la coyuntura actual y reconocemos que hay necesidades recaudatorias. Entendemos que a partir de algunas medidas que tiendan a incluir a personas que están en la informalidad con incentivos tributarios, el Estado podrá captar más recursos. No sirve de nada tener muchos impuestos para pocas personas.

T: ¿De qué forma se amplia la base?

GR: Combatiendo la evasión. La primera medida es la educación y la concientización tributaria. Creemos que esto debe comenzar desde la escuela primaria. Es necesario que las personas entiendan que pagar impuestos no es un costo sino que vuelve con servicios públicos. Proponemos que la base se amplíe a través de incentivos, que la gente pida la factura y que determinado sector de la población tenga devolución del IVA.

T: ¿Cómo sería el criterio para definir quién accede a esa devolución?

GR: A partir de los ingresos. La idea es que sea un sistema progresivo. Que esa devolución sea para un determinado sector de la población de acuerdo con su capacidad contributiva, de los ingresos que tengan.

T: ¿Para algunos el IVA podría bajar y para los que más ganan subir?

GR: Proponemos mantener la alícuota, pero que pague menos el que menos ingreso tiene. Transformarlo en un impuesto progresivo.

Lo mismo pasa con el monotributista, que por miedo a pasar al régimen general lo que significa un salto abrupto de la carga impositiva, no declara todos los ingresos. Si se le permitiera descontar de los productos que adquiere contra el pago que hace del monotributo, provocaría una mayor facturación y eso llevaría a una mayor recaudación.

Sugerimos, en esta coyuntura, elevar los montos de ingresos del monotributo para incluir a más pymes y que no tengan este problema de pasar al régimen general y con este esquema de tomar a cuenta las compras.

También estamos proponiendo un régimen de transición entre el monotributo y el régimen general. que no sea tan abrupto el pase de uno a otro. Sería un régimen intermedio pensado de acuerdo con las escalas que maneja el Ministerio de Desarrollo Productivo para las pymes.

T: En la Argentina hay 166 impuestos, ¿son muchos?, ¿cuál eliminaría?

GR: Sí, son muchos impuestos. Nuestro Estado en sus tres niveles tiene potestad de aplicar impuestos y es ahí donde se genera un presión tributaria alta. Eliminaría los impuestos distorsivos, por ejemplo el impuesto a los débitos y créditos bancarios que surgió por una medida de emergencia y se quedó. En caso de no poder eliminarlo, proponemos que se pueda computar, aunque sea para las pymes y para montoributistas en el 100% no sólo contra Ganancias sino también por ejemplo contra el monotributo, y en el caso de las pymes inscriptas contra el IVA.

T. ¿Es un buen momento para pensar una reforma tributaria de cara a las necesidades del Estado y con una negociación de deuda en marcha?

GR: Si pensamos en la historia de nuestro país pareciera que nunca es el momento. Celebro que esté la intención de pensar una reforma que debe convocar a todos los sectores involucrados porque debe ser una reforma integral.

Considero que es un buen momento para apoyar generar condiciones para los sectores que necesitan crecer económicamente, para pensar la cuestión de género y para un Estado que va a necesitar recaudar más para salir de esta situación.

T: ¿Qué opinión tiene sobre el impuesto a las grandes fortunas?

GR: Si tomamos en cuenta la situación actual donde hay una necesidad de recaudación por la pandemia mundial diría que estoy de acuerdo, siempre que sea por única vez y en el caso que no sea confiscatorio. Sería adecuado en la medida que no afecte sustancialmente el patrimonio de los sectores alcanzados por el impuesto.

T: ¿Cuáles son las políticas de género que se pueden aplicar en la reforma impositiva?

GR: Planteamos el concepto de contribuyente a cargo de una familia monoparental que estadísticamente están en su mayoría a cargo de mujeres. En estos casos en el impuesto a las Ganancias proponemos que se pueda deducir con un tope que dependerá del nivel de ingreso, aquellos gastos de guardería o de personal de cuidado, de escolaridad.

Y además la devolución del IVA en productos para la mujer o en los que tienen que ver con la primera infancia.

T: ¿Qué cambios aplicaría en Ganancias?

GR: Hay que ir a una escala más larga, porque la actual quedó muy chata. El mínimo no imponible debería postularse en términos de una movilidad porque el contexto es cambiante. Hay que ponderar el ingreso en función de algún índice que se pueda construir en base a la situación económica, y debería ser variable.

(Télam)