economia

Federación de Aceiteros dijo que en Vicentin tendrá un rol fundamental para la sobernía

Por Agencia Télam

09-06-2020 04:30

La Federación de Trabajadores del Complejo Industrial Oleaginoso, Desmotadores de Algodón y Afines celebró hoy la decisión del presidente Alberto Fernández “de intervenir y expropiar la empresa Vicentin” al entender que en manos públicas, la compañía “tendrá un rol fundamental para la soberanía y el control sobre la producción de alimentos”.

“En aquel momento (cuando la empresa entró en default) advertimos que ninguna solución era admisible si no se garantizaban los puestos de trabajo y las condiciones laborales de las trabajadoras y trabajadores”, señaló la Federación de Aceiteros a través de un comunicado.

“Por eso –continúo la organización sindical- celebramos que el compromiso de garantizarlos haya estado presente de manera explícita en el anuncio presidencial”.

La representación de los trabajadores del sector recordó que la exportación de harinas, aceites, biodiesel y derivados de la soja es el sector estratégico de la economía nacional que representa el 30 por ciento de las exportaciones totales del país, generando el mayor ingreso de divisas.

“Con un lugar preponderante en el sector agroexportador, Vicentin es una empresa que en manos del Estado tendrá un rol fundamental para la soberanía y el control sobre la producción de alimentos, importancia que se acrecienta en el marco de la emergencia sanitaria”, señaló la organización que conduce Daniel Yofra.

Además, la Federación de Aceiteros indicó que “con su expropiación, se abre una oportunidad para generar más valor agregado con la industria y retrotraer el proceso de primarización profundizado bajo la gestión del gobierno anterior”.

El sector celebró la decisión oficial de intervenir la empresa agroindustrial radicada en Santa Fe, la más importante de capitales nacionales y una de las principales jugadoras del país en materia de procesamiento y exportación de granos y derivados.

Vicentin entró en cesación de pagos en diciembre de 2019, cuando acusó un “estrés financiero” que prometió superar.

Con una deuda sobre sus espaldas de unos U$$ 1.350 millones –entre pasivos financieros y con proveedores-, a principios de febrero la empresa presentó un Acuerdo Preventivo Extrajudicial (APE) que tampoco tuvo éxito entre los acreedores.

El 11 de ese mes, y ante pedidos de quiebra durante la feria judicial de enero en los tribunales de la ciudad de Rosario, solicitó la apertura de su propio concurso preventivo de acreedores en la localidad de Reconquista, donde nació la compañía.

Para la Federación de Aceiteros, “esta intervención debe ser un caso testigo en esta coyuntura de crisis, y la actuación decidida del Estado en protección de los puestos de trabajo”. (Télam)