economia

El sector cárnico confía en el repunte del consumo y las exportaciones tras la pandemia

Por Agencia Télam

20-06-2020 12:00

El presidente del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (Ipcva), Ulises Forte, destacó el desempeño del sector cárnico durante el aislamiento social preventivo y obligatorio por la pandemia de coronavirus, el repunte del consumo de carne después de la caída inicial y la recuperación de las exportaciones.

En una entrevista con la agencia Télam, el titular del organismo público-privado confió en el potencial de la Argentina para seguir siendo uno de los grandes jugadores del mercado mundial de carne vacuna, pero pidió trabajar con humildad y seriedad para mantener la calidad del producto.

A continuación los principales tramos del reportaje con Télam:


Télam:¿Cómo afrontó el sector la pandemia?

Ulises Forte: Hay que destacar que desde el campo, el camión, los frigoríficos, los consignatarios, se han respetado todos los protocolos; la industria está trabajando muy bien y preparándose para el nuevo tiempo que se viene, con la gran incertidumbre que esto provoca.

T: ¿El mercado interno no se resintió?

UF: El mercado interno se comportó muy bien; a pesar de todo, que sigamos consumiendo 54 kilos de carne anual hay que valorarlo, porque depende de la billetera.

T: ¿No cambió el consumo la cuarentena?

UF: Bajó inicialmente, pero repuntó desde los 50 kilos hasta los actuales 54 kilos; también bajó el precio de la carne, y se notó un cambio en la demanda: siempre el corte más demandado era el asado y la milanesa, y hoy es la carne para olla u horno.

T: ¿A qué atribuyen la caída del consumo?

UF: El factor económico influyó pero, a pesar de que las carnes alternativas están con el precio por el suelo, la caída del poder adquisitivo de algunos sectores y la recesión. La gente mantiene la fidelidad con la carne vacuna, algo que no sólo es para valorar sino para agradecer.

T: ¿Cómo evolucionaron las exportaciones?

UF: La situación fue muy cambiante; primero se cerraron todos los puertos y no se exportaba nada, después comenzó la reapertura y hoy vemos que China y Japón están comprando, aunque menos que el año pasado y con menores valores; Europa sigue muy flojo y Estados Unidos repuntando.

T: ¿Cómo vislumbran el mercado internacional a mediano plazo?

UF: Vamos a tener una caída de los precios y las exportaciones hasta que se reacomode todo; no solamente habrá que hacer un gran esfuerzo para mantener los mercados vivos y recuperar los valores; se viene una parada linda, las exigencias internacionales se van a agudizar; no va a ser lo mismo, por eso proponemos discutir en serio cómo seguimos adelante, dar un salto cualitativo y empezar a analizar qué pasará con los mercados a futuro.

T: ¿Creen que China seguirá siendo el principal comprador de carne argentina?

UF: Imaginamos a China como gran actor, llegó para quedarse. Va a diferenciar carne de volumen con cortes premium; y, como gran jugador en la cancha, lo bueno es que es un mercado consolidado y lo malo es que todo el mundo quiere venderle, lo que baja los precios.

T: ¿Cómo ven la producción de carne a nivel mundial?

UF: En el mundo la producción de carne va a estar nivelada, entonces estamos en condiciones de seguir proveyendo a China y Europa; a mediano plazo soy optimista porque el mundo va a seguir demandando alimentos; depende de nosotros que seamos capaces de aumentar la producción y la productividad y estar a la altura de las circunstancias.

T: ¿De qué depende de que eso ocurra?

UF: Argentina tiene que generar políticas incentivos para aumentar la producción y la productividad para hacer frente a los mercados que se vienen.

T: ¿Uno de esos mercados es Israel y la carne kosher?

UF: Israel está volviendo al mercado, los rabinos están de vuelta en la Argentina, y es un mercado muy importante; hoy es el tercero en importancia, después de China y Europa.

T: ¿Puede seguir creciendo?

UF: Sí, porque -además de Israel- la comunidad judía está dispersa por todo el mundo y está dispuesta a comprar esos cortes; por supuesto tiene un techo, pero estamos lejos de él aún; además es el complemento perfecto con Europa, que lleva los cuartos traseros; mientras que Israel lo que más demanda son cuartos delanteros.

T: ¿Y la Cuota Hilton (cupo de exportación de carne vacuna deshuesada de alta calidad y valor otorgado por la Unión Europea, UE)?

UF: Hay que cumplirla, pero esta epidemia nos complicó; después de diez años se había logrado cumplir con ella, pero este año va a ser muy difícil; además los precios están alicaídos, dejó de ser la frutilla del postre del negocio.

T: ¿Por qué?

UF: Porque son cortes premium y el europeo lo consume en el sector Horeca (hotelería, restaurantes, servicios de comida), no va a la mesa familiar; por lo tanto, durante la pandemia y con el cierre de restaurantes y hotelería, no había a quién venderle, lo que influyó notablemente en la exportación,

T: ¿Y en el futuro?

UF: Esta situación es temporaria, a largo plazo hay que mantenerla, aunque Europa es un mercado difícil, muy competitivo, y además de la Cuota Hilton está la 481 (cupo especial otorgado por la UE para la exportación sin arancel de carne vacuna deshuesada de alta calidad proveniente de establecimientos de engorde a corral), con protocolos difíciles de cumplir.

T: ¿Cómo vislumbran el desempeño exportador argentino en general?

UF: Veníamos de una escala ascendente muy vertiginosa, pasamos de ser testimoniales a estar en el quinto lugar a nivel mundial y batir todos los récords de exportación el año pasado con más de 800 mil toneladas. De testimoniales pasamos a ser uno de los principales jugadores mundiales; con la pandemia, hay que barajar y dar de nuevo; además, competimos con grandes jugadores como Australia, Nueva Zelanda y Brasil.

T: ¿Qué debe hacer la Argentina para incrementar sus exportaciones?

UF: La Argentina tiene que hacer hincapié en la calidad de su carne, pero no somos los mejores del mundo; somos capaces de competir con cualquiera, pero el mercado está muy exigente y hay muy buenas carnes en todos lados. El bife argentino se vende solo, pero tenemos que trabajar con humildad y seriedad.

(Télam)