economia

El rebrote de coronavirus frenó la demanda del petróleo, que cotizó en baja

Por Agencia Télam

07-07-2020 06:30

Los temores a una propagación más intensa del coronavirus a partir de un rebrote frenó la demanda de petróleo, lo que determinó una baja en el precio del crudo y disparó la apetencia por activos de alta calidad como el dólar y el oro.

El precio del barril de la variedad WTI cayó 0,7% para cerrar en 40,30 dólares, mientras que el tipo Brent bajó en igual proporción para concluir en 42,70 dólares, según datos de la agencia Bloomberg.

Tras el cambio de definiciones por parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS), los temores por una mayor intensidad de las infecciones del coronavirus se disparó entre el mundo inversor.

La Administración de Información de Energía de los Estados Unidos (EIA) pronosticó que la demanda mundial de petróleo se recuperaría hasta fines de 2021, con más de 100 millones de barriles diarios para el cuarto trimestre del próximo año.

Los precios del petróleo también aumentaron a medida que las acciones subieron después de que la encuesta de Aperturas de Empleo y Volumen de Trabajo (JOLTS) del Departamento de Trabajo de EEUU realizada en mayo, mostrara la mayor suba mensual en las contrataciones.

El organismo sostuvo, hasta ahora, que el virus se transmitía sólo a través de pequeñas gotas expulsadas de la nariz y la boca de una persona infectada y que de no encontrar otro organismo receptor se hunde rápidamente en el suelo.

Sin embargo, un grupo de científicos de 32 países hicieron llegar a la OMS hallazgos donde describieron evidencia que dicen que las partículas de virus flotantes en el aire, pueden infectar a las personas que las respiran.

La OMS actualizó su guía de definición para el diagnóstico del Covid-19 y dijo que el virus se esparcía por el aire, lo que llevó a los inversores a desarmar las operaciones de las primeras horas.

Estos temores llevaron a una recuperación del dólar frente a una canasta de monedas y a una suba del precio del oro.

El metal subió 0,8%, al cerrar a un precio de 1.808 dólares por onza troy, el valor más alto del año, lo que evidenció la preferencia de los inversores por activos de alta calidad frente a la nueva volatilidad. (Télam)