economia

El mercado de granos luego del anuncio de los derechos de exportación

Por Agencia Télam

19-12-2019 11:30

Por Dante Romano (*)


Con la publicación del decreto sobre derechos de exportación el pasado sábado, se terminó la incertidumbre. Si bien el decreto es algo ambiguo y despertó dudas, los derechos quedaron en 30% para soja y 12% para maíz y trigo. La gran pregunta ahora es cómo queda parado el campo argentino.

La primera cuestión es determinar a dónde va a tender el precio. Tengamos presente que estamos hablando de un incremento de algo más de 5% que se aplica sobre el valor FOB, el cual es mayor que el precio disponible. El impacto es de 18 USD/tt en soja, 10 en el caso del trigo y 8 para el maíz. Si tenemos en cuenta los ajustes del viernes, deberíamos irnos a precios de 215 en soja, 130 en maíz y 160 en trigo. Con estos precios los productores entrarían en quebranto en maíz y soja, los productos que usualmente mueven el 80% de la facturación.

Pero hay que tener en cuenta que, como el aumento de precios se veía venir, los productores vendieron entre las primarias y la semana pasada 20 mill.tt. más que en el mismo período del año anterior (incluyendo maíz, soja y trigo de la cosecha 19/20). Toda esa oferta terminó generando lo que llamamos "la profecía autocumplida": se vendió para anticiparse a la baja de precios y esto mismo generó que los compradores ofrecieran precios más bajos. Teniendo en cuenta los precios de exportación y descontando el derecho de exportación vigente a aquel momento, el precio que se pagaba en el mercado estaba 7 USD/tt por debajo de la capacidad teórica de pago en maíz, y casi 10 USD/tt en soja. Por eso, la merma no debería ser tan grande. Esto nos dejaría en 225 para soja y 137 en maíz.

En tanto la presión de oferta no se dio solamente a nivel local, también internacional, con lo que los valores de exportación (precios FOB) tenían un diferencial contra Chicago muy desajustado contra los históricos. Si volviéramos a niveles normales, deberíamos sumar unos 4 USD/tt tanto para maíz como para soja. De esta forma los valores "razonables" deberían ser 230 en soja, 140 en maíz temprano / 135 tardío y 160 en trigo.

La dinámica que el mercado mostró ya en las primeras horas del lunes fue bajar a los valores antes mencionados, aun cuando el registro de exportaciones, que permite dejar fijado el impuesto a pagar, estaba cerrado. Sin embargo, los valores fueron subiendo para acercarse a los que mencionamos en el último término.

En estos niveles el productor de soja "cambia la plata", es decir, tiene muy poca rentabilidad, pero en maíz el resultado económico no sería tan malo.

Sin embargo, la pregunta del millón es si el aumento de derechos de exportación paró acá o hay algo más en el tintero. Es sugestivo que a pesar de publicarse la norma un sábado, se cerrará el registro de exportación el lunes. Además, en el mismo sentido tenemos que se llevaron los derechos de exportación al máximo permitido en el presupuesto votado el año pasado. Esto evitó que la nueva administración debiera pasar por el Congreso para aumentar el aumento de tasas. Sin embargo, si recordamos el proyecto que se filtró hace unas tres semanas, con tasas de 35% para soja, 15% maíz y 20% trigo, nos hace pensar que podríamos tener novedades. Seguramente las mismas se darían una vez que se logre aprobar la ley de emergencia económica.

Por todo esto, el sector debería aceptar y capitular el nivel de derechos de exportación que se ha propuesto. Es mejor que el peor escenario imaginado, todavía genera cierto nivel de rentabilidad, hubo proyectos incluso peores, y no podemos descontar que algunos factores nos ayuden a ir a la suba: los stocks/consumo de soja en EE.UU. son más bajos que lo pensado a inicios de año, el clima en Sudamérica viene complicado y los fondos están muy vendidos.


(*) Profesor del Centro de Agronegocios y Alimentos de la Universidad Austral. (Télam)