economia

Conocer y planificar, la clave del éxito para el cultivo de girasol

Por Agencia Noticias Argentina

06-07-2019 06:15

Las claves del éxito para el cultivo de girasol radican en conocer, definir bien los ambientes y llevar adelante una buena estrategia de planificación. Así coincidieron tres asesores de los Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola (CREA) de las principales regiones girasoleras del país quienes dieron sus recomendaciones de manejo para elevar los rindes en el cultivo

Fue con el objetivo de ayudar a los productores en la toma de decisiones, en el 7° Congreso Argentino de Girasol, organizado por la Asociación Argentina de Girasol (Asagir)

En los últimos años hubo un cambio importante en términos productivos para el girasol con un salto tecnológico que derivó en mayores rendimientos

Pero si este fenómeno no es acompañado por un manejo planificado y eficiente, los resultados finales pueden estar muy lejos de lo esperado

Agustín Giorno (sudoeste de Buenos Aires), Agustín Bilbao (sudeste de Buenos Aires) y Osvaldo Cubecino (NEA) coincidieron en algo básico para llegar a buenos resultados: conocer el ambiente y a partir de ahí definir una estrategia. "Para construir buenos rendimientos en el cultivo de girasol es importante definir y clasificar los ambientes. El impacto en el Norte es más que nada por la historia del lote, que con más de 15 o 20 años de siembra directa la primera limitante es la densificación del suelo a profundidades de 20-30-40 centímetros que impiden el desarrollo de las raíces", aseguró Cubecino, que desarrolla su tarea principalmente en Chaco

El asesor señaló que los suelos con mucha profundidad y perfil son los ideales y que pueden llegar a definir hasta el 60% de los resultados. En tanto, Bilbao consideró que el girasol es un cultivo de -"pura estrategia" y lo ejemplificó con números: "En lo que es la zona CREA Mar y Sierras teníamos un rendimiento bastante estabilizado hace un par de años de 2150 kilos por hectárea. Pero una mejor ambientación de los lotes nos permitió mejorar esos rindes en 500 kilos y ahora estamos en 2650 kilos por hectárea", reveló

Por su parte, Giorno coincidió con sus pares y aseguró que una correcta definición del ambiente es la llave: "Para lograr un cultivo razonable hay que entender en qué ambiente queremos que el cultivo crezca, se desarrolle y genere rentabilidad", prosiguió

"Nuestra experiencia es en ambientes limitados y con tosca. Ahí la clave de manejo no es tanto la densidad, sino más bien la fecha de siembra", afirmó el especialista, que la situó entre fines de noviembre y principios de diciembre

Otro de los puntos es que el cultivo se desarrolle en el primer período crítico sin adversidades, principalmente de malezas y plagas. MAF/AMR (Noticias Argentinas)