economia

Comercios textiles marplatenses piden seguir trabajando pese al retorno a fase 3 en la ciudad

Por Agencia Télam

28-08-2020 03:45

Los comercios marplantenses dedicados a la venta de productos textiles solicitaron hoy al gobierno comunal que se les permita seguir trabajando durante la fase 3 que se repondrá a partir de mañana en la ciudad a causa del incremento en los casos de coronavirus.

El presidente de la Cámara Textil marplatense, Juan Pablo Maisonnave, pidió que el Municipio de General Pueyrredon reconsidere los alcances de las restricciones que serán impuestas con la reposición de la fase 3 y que "mañana sábado los locales dedicados a la venta de indumentaria continúen funcionando tal y como lo vienen haciendo hasta el momento".

En comunicado, Maisonnave manifestó que "si bien se comprende la importancia de aplicar medidas que mitiguen los contagios por Covid-19, creemos que es necesario que esas decisiones contemplen la difícil coyuntura por la que atraviesa el sector industrial y empresarial de la ciudad y sus trabajadores".

"Queremos que las autoridades tengan presente que a seis meses de que se registraran los primeros contagios en la Argentina ya existen pautas tanto a nivel local como mundial que permiten administrar la imposición de nuevas medidas restrictivas para la circulación de la población", agregó.

Ayer, el intendente del partido de General Pueyrredón, Guillermo Montenegro, anunció que Mar del Plata volverá a la fase 3 de aislamiento social, a partir del mañana por el lapso de diez días, tras el creciente número de contagios de coronavirus detectados en la ciudad.

Con ello, se interrumpirán numerosas actividades en la ciudad que se habían reabierto a partir del trabajo consensuado entre concejales, funcionarios y personal de salud en una comisión especial conformada en el Concejo Deliberante.

Desde allí surgieron pedidos para reiniciar 54 actividades en el marco de la pandemia, las cuales fueron autorizadas por el Departamento Ejecutivo mediante decretos.

Sin embargo, ahora deberán suspenderse la mayoría de ellas, como las obras de construcción del ámbito privado, rubros comerciales y el sector gastronómico, donde solo se permitirá implementar el delivery y el sistema take away.

A partir de esta medida también deberán permanecer cerrados gimnasios y shoppings, no se permitirán las salidas recreativas ni la práctica de deportes individuales al aire libre.

Tampoco las actividades religiosas, el trabajo de personal auxiliar en casas particulares, la venta al por menor de productos textiles, prendas de vestir, juguetes y calzados en comercios de cercanía, ferias itinerantes de alimentos, servicios de lavadero de autos, gestoría, ensayos de obras musicales o teatrales y asistencia a espacios culturales. (Télam)