economia

Clientes de un banco alemán se convirtieron en millonarios virtuales por un error informático

Por Agencia Télam

26-07-2019 01:00

Clientes de Comdirect, filial de la entidad financiera alemana Commerzbank, se convirtieron por un momento en millonarios (o grandes deudores) debido a un error informático, informaron hoy medios alemanes.

El fallo se produjo ayer a primera hora, cuando varios clientes salieron a las redes sociales a celebrar cómo, de la noche a la mañana, se habían convertido en millonarios.

Al actualizar en Internet el estado de sus cuentas y depósitos de acciones habían visto saldos de dos, tres y hasta cuatro millones de euros, o negativos de un volumen similar, indicó la agencia de noticias EFE.

"¡Gracias, querido @comdirect, por estos ingresos sorpresa! En el Monopoli sería: error bancario a su favor", escribía un usuario.

Otro colgaba un extracto de su cuenta con 1,4 millones de euros y decía: "cuando era millonario... @comdirect #error".

Un tercero, más serio, preguntaba en Twitter si la aplicación funcionaba correctamente y reportaba un saldo negativo de 4,5 millones de euros.

El banco logró subsanar el fallo rápidamente, y para las nueve de la mañana las cuentas ya reflejaban su estado real.

Comdirect explicó al "Süddeutsche Zeitung" que el fallo informático no se produjo en su sistema, sino en el de un proveedor, y que sólo afectó cómo se mostraba el estado de la cuenta en la página web y en la aplicación, pero no a su registro contable.

"El estado real de los depósitos y con él el límite de crédito no han estado ni están afectados", explicó el banco al diario económico "Handelsblatt".

Este incidente es el último de una larga serie de problemas informáticos en entidades financieras alemanas.

Algunos son anecdóticos pero otros más graves, como el que hace unas semanas llegó a bloquear tarjetas y extracciones de efectivo en cajeros del Commerzbank.

Algunos expertos advirtieron que parte de estos fallos se deben a los sistemas informáticos obsoletos que emplean algunos bancos. (Télam)