economia

Chodos dijo que la negociación con el FMI apuntará al menor nivel de condicionalidades posible

Por Agencia Télam

03-09-2020 01:30

El representante por el Cono Sur ante el Fondo Monetario Internacional (FMI), Sergio Chodos, afirmó hoy que el punto de partida de la próxima negociación con el organismo multilateral "es tener el menor nivel de condicionalidades posible".

También indicó que se busca "marcar con claridad cuál es el sendero fiscal tolerable" y "no entrar en una discusión de si se va a déficit cero o un déficit primario mínimo que no tenga en cuenta el proceso de recuperación y los efectos de la pandemia" de coronavirus.

En declaraciones a radio La 990, Chodos afirmó que "muchos países están recomendando expansiones fiscales y monetarias para sostener la actividad económica y la capacidad instalada, y está claro qué fue lo que falló en el programa (con el FMI) de 2018, que descarriló aún cuando las metas fiscales se cumplieron".

El economista sostuvo que el país se focalizará "en la defensa de los intereses de los argentinos", y aclaró que las tratativas con el Fondo serán "muy diferentes" de las que concluyeron días atrás con los bonistas.

"No vamos a tener el vértigo del 'tic tac' de los vencimientos y la contraparte está centralizada, es una sola; no hay una gran dispersión como en el caso de los bonistas y los problemas de coordinación entre acreedores no van a estar", explicó.

El argentino Chodos señaló además que las inminentes tratativas "no tienen las operaciones de prensa cruzadas, ni la discusión sobre la maximización del valor de los bonos, sobre cuánto vale la oferta en términos de valor presente neto y la tasa de descuento".

El Fondo, agregó, "no opera con valor presente neto y al final del día lo que vamos a estar focalizando es en el sendero de repago: vamos a pedir un refinanciamiento, pero para pagarle al FMI, el problema ya está generado porque ya debemos US$ 44.000 millones".

Chodos recordó que el ministro de Economía, Martín Guzmán, "hizo un anuncio inédito, en el sentido de que lo que se negocie con el FMI va a pasar por el Congreso Nacional, por primera vez en la historia, lo que garantiza un amplio debate, como lo establece la Constitución".

Insistió luego en que el foco a tratar con el organismo será "el sendero de desendeudamiento, cuán gradual o cuán concentrado esté a lo largo de los años para poder ir saliendo sin afectar el crecimiento, con las típicas discusiones de políticas".

"El Fondo tiene un mecanismo de análisis posprogramas y hay que ver si tenemos el mismo diagnóstico sobre lo que falló, eso va a influir en la discusión que tengamos", indicó el economista.

Por ejemplo, en el acuerdo anterior estaba "la idea de que todo era un problema de crisis de confianza, y entonces había que seguir permitiendo la fuga de capitales y eso iba a generar confianza en algún momento".

Chodos resaltó que el Fondo "no es una institución de desarrollo, ni financia infraestructuras, ni la generación de empleos, pero entiende los efectos globales de la pandemia y reconoce ahora que son útiles los controles de capitales, a diferencia de antes", y además "tiene conciencia de que se enfrenta una crisis que no tiene precedentes, la mayor de su historia", ya que no existía en los años 30 del siglo pasado.

El representante definió las relaciones con el organismo como "de respeto profesional mutuo, no son carnales ni de enamoramiento ni le pedimos a nadie que se enamore de nadie; son relaciones de mucho trabajo y comprensión de dónde está parado el otro, y de foco en la importancia de la sustentabilidad de la deuda".

Chodos remarcó, por otra parte, que "está yendo bien" el canje de deuda en el tramo de bonistas en dólares con ley local, que está terminando esta semana y "esperemos los anuncios oficiales en breve".

"Eso es importante porque se había dicho al comienzo que teníamos que tratar mejor a los acreedores bajo ley extranjera que a los del mercado doméstico. Y siempre quedó claro que iba a haber tratamiento igualitario: que haya sido así y también simultáneo fue un logro técnico", consideró.

"Recordemos -sostuvo el economista- que venimos de un Gobierno que había defaulteado deuda en la propia moneda, eso no lo hace nadie en el mundo, y recomponer la curva de endeudamiento en pesos fue un trabajo de hormiga, pero muy bien llevado a cabo por la Secretaría de Finanzas".

De hecho, concluyó Chodos, hace una semana la noticia fue que el Gobierno pudo hacerse en la última licitación de $ 30.000 millones más de los vencimientos, así que "este tema se va solucionando escalón por escalón".

(Télam)