economia

Bárcena advierte que la pobreza en la región trepará a 230 millones de personas por la pandemia

Por Agencia Télam

09-09-2020 06:45

La secretaria ejecutiva de la Comisión de América Latina y el Caribe para Naciones Unidas (Cepal), Alicia Bárcena, advirtió hoy que los efectos económicos relacionados con el coronavirus impactarán con fuerza en la región, ya que 45 millones de habitantes caerán bajo la linea de pobreza por la pandemia, lo que elevará a 230 millones las personas que sufrirán esa condición.

La escalofriante cifra fue dada a conocer hoy por Bárcena durante la 24ta. Conferencia Anual de la CAF, realizada de manera virtual, en un panel que tuvo también entre sus expositores al premio Nobel de Economía Joseph Estiglitz y al economista jefe el Banco Mundial ,Carmen Reinhart, entre otros.

La funcionaria de Naciones Unidas dijo que en la región están sucediendo "diez hechos muy duros" a raíz de la pandemia, que llevaron a "la peor contracción en 100 años, con una caída de 9,1% del PBI" promedio en América Latina.

"Una caída de 23% en las exportaciones; un aumento del desempleo en 44 millones de personas, un aumento de la pobreza en 45 millones, lo cual significa que la pobreza alcanzará a 230 millones de personas en la región", proyectó.

Tras lo cual agregó que de los 230 millones de personas, alrededor de 96 millones quedará en situación de pobreza extrema, mientras que "la desigualdad entre hombres y mujeres aumentará un 5% en promedio".

Barcena también remarcó que en medio de la actual crisis desaparecieron 2,7 millones de pequeñas empresas en la región y que alrededor de 40 millones de personas no tienen conectividad en sus hogares, sobre todo en los sectores más vulnerables.

Esto último explica que 33 millones de niños y adolescentes no pueden acceder a la teleeducación, en medio de las medidas de aislamiento impuestas para evitar la propagación del coronavirus.

"Se trata de otra década perdida en lo económico y social", resumió Bárcena, tras lo cual resumió que "8 de cada 10 personas van a requerir de un ingreso básico y de políticas universales".

En este marco, la titular de la Cepal llamó a "estimular la demanda a través del impulso mediomabiental, a invertir en salud, ya que no se invierte más de 3% del PBI y eso es menos que los pagos de intereses" de la deuda externa, entre otras cuestions.

A su turno, la economista jefe del Banco Mundial, Carmen Reinhart, consideró que la región fue "duramente golpeada, en comparación con otras regiones, y tomará tiempo recobrar la forma".

Alertó a que en materia económica "no hay que confundir rebote con una recuperación", en referencia a algunos indicadores que estarían volviendo a niveles previos a la pandemia.

"Una reuperación llevará mucho tiempo", subrayó Reinhart, quien señaló que América Latina sigue teniendo "dos desafíos" por superar, entre los que mencionó "una continua dependencia de los commodities" y "la dependencia de financiamiento de capitales externos, que parecen ser una característica crónica de la región".

Por últímo, Stigliz resumió su idea a través de "tres mensajes" y ubicó a la necesidad de ""controlar la pandemia como la más urgente".

"Esa es la prioridad, generar confianza, impulsar la pericia científica ya que demasiados países de la región no lo hicieron y fallaron", dijo.

Agregó que los países tienen que "actuar ahora porque es crítico no hacerlo; se necesita gastar dinero ahora porque hacerlo va a tener efecto a largo plazo".

Stiglitz, por último, sostuvo que los bancos multilaterales "tienen que jugar un papel critico en este momento que es crítico. La buena noticia es que lo han hecho muy bien hasta el momento".

El premio Nobel también retomó la idea de Reinhart sobre las reestructuraciones de deuda que se avecinan y destacó el acuerdo alcanzado por el G20 y organismos multilaterales, de aliviar la deuda de países más pobres.

Para Stiglirz, esa medida "fue buena para la deuda oficial pero hay muchos préstamos privados que no han cooperado".

A modo de cierre, Stiglitz marcó el caso argentino debido a que el país pudo lograr alcanzar un entendimiento con los acreedores.

(Télam)