economia

Advierten escenario negativo y adverso para el agro y la ganadería en Entre Ríos por la sequía

Por Agencia Télam

16-10-2020 07:30

Las escasas precipitaciones registradas en Entre Ríos en lo que va de 2020, que se encuentran por debajo del promedio histórico, provocaron "un escenario adverso" para la producción forrajera y "un impacto muy negativo" en la ganadería, advirtió hoy la Bolsa de Cereales local.

En los diez primeros meses del año, solo en ocho se registraron precipitaciones por debajo del valor promedio y los pronósticos a corto plazo "no dan señales de que se pueda alcanzar un acumulado acorde al esperado", apuntó la entidad.

La precipitación acumulada de febrero a octubre fue de 450 milímetros, unos 350 milímetros menos (-44%) que el promedio histórico de 800 milímetros.

Para los meses de septiembre y octubre la proyección de lluvia es de alrededor de 200 milímetros, pero hasta el momento solo cayeron 60 milímetros.

La Bolsa entrerriana afirmó que sólo en enero y junio se registró una precipitación promedio levemente superior al valor esperado.

Todo ello provocó pérdidas en la agricultura y un impacto "muy negativo" en la ganadería, con el agravante de que este tipo de producción tiene plazos de recuperación mucho mayores que la de la agricultura, informó el organismo.

A eso se suma que los marcados descensos térmicos y numerosas heladas también generaron un escenario "muy adverso" para la producción forrajera.

Entre los inconvenientes, la entidad destacó que la hacienda perdió más condición corporal que lo habitual para el invierno; las vacas que han parido están deteriorando rápidamente su condición corporal; y detectaron un incremento del destete precoz.

También provocó una menor carga animal por hectárea; la imposibilidad de reponer hacienda; una tasa de crecimiento del pastizal natural y praderas "prácticamente nulo"; un aumento del uso de reservas forrajeras; y baja producción de verdeos y alfalfas.

Pérdida de aguadas, una "complicada situación" de los lotes sembrados con maíz para la elaboración de silo; animales "debilitados que se caen y se empantanan en las aguas"; e incrementos de los costos de suplementación figuran como otras consecuencias. (Télam)