economia

Advierten desde el Cepa que los tratados de libre comercio asimétricos obstaculizan el desarrollo

Por Agencia Télam

08-06-2020 11:30

Los tratados de libre comercio asimétricos, es decir con países o bloques de mayor peso económico y que avanzan sobre áreas estratégicas del Estado nacional, obstaculizan el desarrollo económico, advirtió hoy un informe del Centro de Economía Política Argentina (Cepa).

El análisis indicó que “la liberalización del comercio no es sinónimo de reactivación económica”, y remarcó que, “cuando se trata de tratados de libre de comercio de carácter asimétrico, se constituye como un obstáculo al desarrollo económico inclusivo y sustentable”.

Señaló que “la Argentina y los socios del bloque Mercosur se encuentran negociando tratados de libre comercio (TLC), birregionales y bilaterales, con distintos bloques y países del mundo”.

Precisó que “se destacan los acuerdos en revisión legal con la Unión Europea y con EFTA (Islandia, Liechtenstein, Noruega y Suiza) y las negociaciones bilaterales con Corea del Sur, Singapur e India entre otros”.

“En todos estos casos se trata tanto de negociaciones asimétricas por las diferencias en el peso económico que representan las partes, y porque exceden la materia estrictamente comercial", puntualizó el centro de estudios que conduce Hernán Letcher.

En este sentido, remarcó que “a esto se agrega el deterioro económico heredado de la gestión Cambiemos, con tres años de caída del PBI, los dos déficits comerciales más grandes de los últimos 20 años y una industria nacional paralizada en casi todos sus rubros”.

“En este contexto, la negociación de TLC entre Estados con niveles de PBI y desarrollo disímiles podría quizás aumentar la restricción externa de nuestro país o bien acentuar la primarización en aquellos sectores que lideren el intercambio comercial que Argentina pueda realizar”, advirtió.

Con estos argumento, el trabajo planteó la necesidad de "realizar estudios de impacto económico, social, ambiental y jurídico de estos tratados, en la que participen el sector empresarial, sindical y académico, a los fines de que el gobierno argentino pueda llevar adelante una estrategia negociadora defensora del trabajo, la producción y el desarrollo nacional y regional”. (Télam)