deportes

Tapia sí, Tapia quién sabe

Por Agencia Télam

28-12-2019 11:15

En caso de que fuera veraz el runrún que vincula al peruano Renato Tapia con Boca no estaría de más poner sobre la mesa un par de elementos que hasta aquí se han pasado por alto y que son fuente de confusión.

Más bien, de todo lo dicho, escrito y perfilado lo único que podría ponerse a salvo de objeciones es que Tapia es un buen futbolista y de techo aún por verse.

Desde esa perspectiva, entonces sí, la eventual llegada de quien hasta junio de 2020 tiene contrato con Feyenoord ofrecería el mínimo, vital y móvil de una apuesta interesante.

Interesante, cabe que sea subrayado, pero apuesta al fin, en la medida que a la vez estarían por verse dos cosas: si en realidad se trata del mediocampista central que al parecer busca el club de la Ribera y si es mejor que los que ya constan en el plantel.

Tapia, consta en su trayectoria, puede desempeñarse tanto de volante cuanto de defensor central, pero por ejemplo en Holanda su mejor versión la ha escrito, digámoslo en jerga clásica, más como 6 que como 5.

Metido atrás, resguardado, como parte de una línea de cuatro hecha y derecha, estructurada, Tapia destacó por su buen juego aéreo, su lectura de juego y su pase claro.

¿Puede jugar como mediocampista defensivo? Claro que puede y de hecho es otro rol que se corresponde con sus atributos, pero quien espere una máquina de combatir, poner suela y quitar podría llevarse una decepción.

En realidad, todavía con el solo arbitrio de Juan Román Riquelme y sin que haya sido presentado el nuevo entrenador (se supone que Miguel Ángel Russo), no termina de quedar claro qué tipo de sustituto buscan para Iván Marcone, que fue de más a menos y pese a ello habría que ver si a la hora de las sumas y las restas está en un rango inferior a Tapia.

Primero se mencionó a Santiago Ascacíbar y después al chileno Charles Aranguiz, uno un volante central entendedor pero sobre todo aguerrido, temperamental, de corte; y el otro más expansivo y con propensión a pisar el área adversaria.

Por último, entre los interrogantes que atañen a la posible llegada de Tapia tampoco serán menores los vinculados a Jorman Campuzano y Daniele de Rossi: ni el colombiano brilló ni el italiano brilló, pero de ahí a ser jugadores descartables hay un trecho pronunciado. (Télam)