deportes

Schwartzman, la única victoria argentina en la segunda jornada de Wimbledon, que despidió a Delbonis y Andreozzi

Por Agencia Noticias Argentina

02-07-2019 08:00

El porteño Diego Schwartzman (24 del ranking mundial) logró hoy la única victoria albiceleste en la segunda jornada de Wimbledon, el tercer Grand Slam de la temporada, que despidió al azuleño Federico Delbonis (75) y el porteño Guido Andreozzi (114). En orden cronológico, el local Daniel Evans, número 61 del ranking ATP, fue el verdugo de Delbonis, al derrotarlo con parciales de 6-3, 7-6 (5) y 6-3. De esta manera, el bonaerense no pudo quebrar la mala racha en el césped londinense, donde nunca pudo pasar la primera rueda en cinco participaciones. Más tarde, el "Peque" Schwartzman pudo sumarse a Leonardo Mayer y Guido Pella en la segunda instancia del Grand Slam inglés, al superar al australiano Matthew Ebden (95°) en cuatro sets por 3-6, 7-6 (3), 7-6 (3) y 6-3

El porteño de 26 años se convirtió en la tercera raqueta nacional en posicionarse entre los mejores 64 del torneo y se medirá ante el alemán Dominik Koepfer (130°) El último en jugar fue Andreozzi (114°), quien a los 27 años entró por primera vez al cuadro principal del único torneo de Grand Slam sobre césped, pero no pudo ante el serbio Laslo Djere (35°) y tropezó por 3-6, 7-6(3), 7-6(3) y 6-3. Así, de los seis representantes albicelestes que accedieron a Wimbledon, tres consiguieron su pase a la siguiente ronda: Schwartzman, Mayer y Pella (los últimos dos jugarán este miércoles). En tanto, junto a Andreozzi y Delbonis también se despidió Juan Ignacio Londeró, quien fue derrotado ayer por el francés Benoit Paire

. Nadal y Federer, adelante.. Rafa Nadal y Roger Federer, la segunda y tercera raquetas del mundo respectivamente, avanzaron sin sorpresas a la segunda ronda de Wimbledon, donde se llevaron una gran decepción Garbiñe Muguruza y Dominic Thiem, empujados prematuramente a la salida. Federer se ha propuesto, a sus 37 años, conquistar un 21º título de Grand Slam en este Wimbledon, pero en su debut pasó un mal rato en el primer set, perdido por tres juegos a seis contra el desconocido sudafricano Lloyd Harris. Su gran experiencia le sirvió para recuperar la serenidad, poner en marcha la apisonadora y acabar imponiéndose al 86º del mundo, por 3-6, 6-1, 6-2 y 6-2. Más sencillo lo tuvo Nadal que, pese a no haber disputado ninguna competición en hierba esta temporada, venció con facilidad a un jugador japonés salido de las calificaciones, Yuichi Sugita, por 6-3, 6-1 y 6-3. "Estoy contento con la victoria", afirmó el español de 33 años, que levantó el trofeo de Wimbledon en dos ocasiones, 2008 y 2010, pero que no tiene a la hierba entre sus superficies predilectas. "Queda mucho por mejorar", añadió. Si todo va bien, estos dos grandes rivales podrían encontrarse en semifinales, pero para ello tendrán que ganar cuatro partidos más. Y el próximo del español se anuncia rocoso el jueves, contra el australiano Nick Kyrgios, uno de los tenistas más polémicos del circuito y con quien la química parece no pasar. Los comienzos de Kyrgios en Wimbledon no fueron una balsa de aceite: necesitó tres horas y media para acabar imponiéndose a su compatriota Jordan Thompson, contra el que tuvo que ganar dos tie-breaks, en el primer y el tercer set, y superar una cuarta manga en blanco para acabar ganando en cinco por 7-6 (7/4), 3-6, 7-6 (12/10), 0-6, 6-1. Si el primer día del torneo vio una lluvia de estrellas, eliminadas de entrada, el martes la cuarta raqueta del mundo, el austriaco Dominic Thiem, cayó contra el estadounidense Sam Querrey, 65 del mundo, en cuatro sets por 6-7 (4/7), 7-6 (7/1), 6-3, 6-0. También fue eliminada la española Garbiñe Muguruza, número 26 del mundo y campeona de Wimbledon en 2017, que no podía ocultar su decepción tras su derrota por doble 6-4 ante la brasileña Haddad Maia, 121ª de la clasificación mundial y procedente de la fase previa del torneo. DP/GAM (Noticias Argentinas)