deportes

Reparo autos particulares para subsistir, contó histórico preparador del TC 2000

Por Agencia Télam

29-07-2020 02:30

El histórico preparador de autos de carrera Juan José Monteagudo, con 37 años de trayectoria y actualmente al frente del equipo JM Motorsport de Turismo Competición 2000, contó que está "aceptando clientes particulares" para subsistir en el marco de la pandemia de coronavirus que paralizó la actividad deportiva.

"Estoy dedicado a la mecánica general de vehículos particulares a la espera de salir a las pistas", contó el preparador a Télam.

En pleno corazón de la “República de Mataderos”, sobre la calle Justo Suárez (exboxeador y emblema inolvidable del barrio), a metros del estadio de Nueva Chicago, Monteagudo tiene su “cuartel” donde duermen dos Ford Focus de TC 2000 y una coupé Chevrolet de TC Mouras.

El JM Motorsport está a la espera de que las autoridades sanitarias del gobierno nacional autoricen la práctica del automovilismo.

A raíz de la inactividad, “Juanjo” Monteagudo se quedó sin tripulantes para los tres autos y se alejaron los cinco integrantes del equipo con que atiende las máquinas.

Sin pudores y de frente, el histórico preparador de Osvaldo “Cocho” López, entre tantas figuras del automovilismo, le confesó a Telam que está haciendo “trabajos en autos particulares”.

“Estoy dedicado a pleno a la mecánica general, inyección y electricidad de vehículos particulares” dijo Monteagudo, porque es la única “manera de generar ingresos” para paliar la grave situación económica.

Monteagudo trabajó desde 1983 al 2003 con el inefable “Cocho” López y también con pilotos de TC como Mariano Altuna y Rubén Salerno, entre otros.

En 2015, el piloto bonaerense de Conesa Augusto Scalbi, con un Renault Fluence del JM Motorsport, peleó el título de TC2000 hasta la última competencia del calendario, en Concepción, y el mendocino Emanuel “Peluche” Càceres se coronó campeón.

Pero en el 2016, Scalbi tuvo un tremendo accidente en el autódromo de Concordia, sin consecuencias físicas para el piloto, pero el auto quedó “destruido”, y eso significó para el equipo un gran contratiempo deportivo y económico.

“Pudimos salir de ese trance muy difícil”, recordó Monteagudo (que tiene a su hijo Juan Cruz jugando en la primera de Nueva Chicago como marcador de punta izquierda), y seguramente "también se podrá pasar esta pandemia y volver a las pistas”, concluyó. (Télam)