deportes

Lleva el nombre de un ídolo de Newells y logra imponer los colores de Central en un club alemán

Por Agencia Télam

18-05-2020 12:00

El entrenador Pablo Pérez, un argentino fanático de Rosario Central que dirige en las divisiones inferiores del club alemán ESV Friburgo, llevó al extremo su pasión "canalla" al lograr cambiar por azul y amarillo los colores de la camiseta del club, identificado con los tonos rojo y negro, los mismos que utiliza Newell's Old Boys.

En diálogo con Télam desde esa ciudad alemana, este argentino que lleva el nombre de un referente "leproso" sólo por "casualidad" aclara que es "recontracanalla", una pasión que les transmitió a sus hijos Isayak (17 años) y Janosch (16), quienes juegan en las divisiones menores del ESV Friburgo.

"Me crié con mi mamá y mis abuelos a la vuelta de la Plaza López (en Rosario) porque mi viejo, que era de Pergamino, fue desaparecido por la dictadura. Mi abuelo Camilo era enfermo de Central, al extremo que cuando perdía se encerraba en la pieza y mi abuela le pasaba el plato de comida sin que saliera de ella", recuerda Pérez (46 años), también músico de profesión, quien lleva 17 años en Alemania.

"ESV Friburgo es un equipo que juega en ligas regionales, distinto al de la Bundesliga, y tenía una camiseta roja como la de Independiente, con pantalón y medias negras. Entonces un día, en 2016, se me ocurrió que estaría bueno que nuestros equipos jugaran con la camiseta de Central", repasa.

"Mis hijos eran chicos y jugaban en los equipos del club. Le comenté la idea a mi amigo y compañero en la dirección técnica, Carlitos Comandi, que es de Estudiantes, y le pareció bien. Entonces le cambié la camiseta a tres equipos de las inferiores: el primer juego lo compré y los otros dos me los consiguieron los pibes de 'Carnaval Auriazul' -una agrupación partidaria- y Alex Serenelli, otro 'canalla' enfermo que hacía trabajos sociales en los barrios más pobres de Rosario y que ahora vive en Madrid", abundó.

"Cuando empezamos a jugar con las camisetas de Central muchos chicos nos preguntaban por el club y algunos los conocían a (Giovani) Lo Celso y a Marco Ruben. Y hubo un chico, que era el goleador, que se hizo 'canalla' porque me quería mucho", comentó con orgullo.

Pérez se instaló en Friburgo, una ciudad germana de 200 mil habitantes, y se vinculó con el club que "tiene origen en los ferrocarriles", al igual que muchos clubes en Argentina.

"El clásico rival se llama Polizei Freiburg porque era el club de la policía. En los últimos siete años, de los 14 clásicos que jugamos, perdimos uno solo. Ganamos casi todos por 3 a 2 o 4 a 3, empatamos algunos y el último goleamos 10 a 1. Como me dijo mi amigo 'Carlitos' antes del primer clásico: 'No importa cómo salgamos en el torneo, pero este partido tenemos que ganarlo'", asume.

Pablo es músico y su seudónimo es "Gaucho Peña" por la siguiente razón: "Gaucho por Argentina y Peña porque me encantan las peñas y compartir asados con los amigos. Acá tenemos una casa con jardín y en el fondo construí un parrillero argentino para hacer asados y guitarreadas con los amigos. Toco la guitarra, compongo y hago folklore", concluyó. (Télam)