deportes

La propuesta del dictador Onganía y el recuerdo del triunfo ante Bayern Munich

Por Agencia Télam

05-07-2019 11:45

Tras consagrarse en el Metropolitano 1969, los jugadores de Chacarita Juniors fueron recibidos en la quinta presidencial de Olivos por el general Juan Carlos Onganía, gobernante de facto por aquellos días, quien no sólo los felicitó por el logro deportivo sino que además les contó de una propuesta para que la Secretaría de Turismo mostrara imágenes de la final con River en el exterior, "para que vean cómo se juega al fútbol en nuestro país".

En realidad, la sugerencia la había hecho el prestigioso periodista Diego Lucero en la revista Goles, al mencionar el tercer gol de Chacarita (que ganó esa final por 4-1), una jugada con dos enganches, caño incluido a Miguel Angel López y definición de Angel Marcos, como una verdadera demostración del "talento argentino".

Pese a haber ganado el campeonato, Chacarita no pudo disputar la Copa Libertadores del año siguiente porque el reglamento estipulaba que ese lugar sería ocupado sólo por el ganador del torneo Nacional, que fue Boca Juniors.

De todos modos, el equipo "funebrero" fue invitado en 1971 a participar de la tradicional Copa Joan Gamper, un cuadrangular organizado por el Barcelona español.

El sorteo estipuló que el rival en semifinales debía ser Bayern Munich, de Alemania, que contaba con figuras como Sepp Maier, Franz Beckenbauer y Gerd Müller, la base del seleccionado germano que sería campeón del mundo en 1974.

La lógica indicaba que la poderosa formación alemana se clasificaría a la final, pero Chacarita brindó una lección de fútbol en territorio catalán y se impuso por 2-0, con tantos de Leonardo Recúpero y Rodolfo Fucceneco. Hasta pudo golear, ya que dispuso de un penal que Ángel Bargas no logró convertir. Aquel 24 de agosto de 1971, el equipo de San Martín formó con Daniel Carnevali; Raúl Forteis, Jorge Buzzo, Bargas y Franco Frassoldati; Recúpero, Raúl Poncio y Juan Carlos Puntorero (Fucceneco); Angel Marcos, Carlos María García Cambón y Horacio Neumann (Pedro Patti).

La final se disputó al día siguiente contra Barcelona, que había vencido en la otra semifinal al Honved de Hungría. Fue un partido parejo y terminó con triunfo catalán por 1-0, con gol de Carles Rexach.

Pero la imagen de Chacarita causó admiración en Europa. No hizo falta llevar a cabo la propuesta de Onganía para demostrar ante el mundo cómo jugaba aquel gran equipo de San Martín. (Télam)