deportes

Jaap Verdenius, documentalista holandés: Ningún jugador de mi país mostró compromiso político

Por Agencia Télam

04-06-2020 12:00

El director de cine holandés Jaap Verdenius, uno de los autores del documental "A Dirty Game" (Un Juego Sucio) sobre el Mundial 78, aseguró que el seleccionado de su país "le dio una mano a la dictadura argentina al pretender la separación del fútbol y la política", y criticó a los jugadores del equipo "naranja" porque "ninguno mostró compromiso" para denunciar la situación que se vivía.

En una entrevista exclusiva con Télam a 42 años de la Copa, Verdenius recordó que el documental le demandó siete meses de trabajo antes de publicarlo en 2002, "aunque la idea era un poco más vieja", y dijo que el compromiso matrimonial del príncipe Willem Alexander con la argentina Máxima Zorreguieta le sirvió de disparador.

"Pensé, si hay tantos holandeses enfurecidos por la elección como princesa de la hija de un funcionario de la Junta –recordó en alusión a Jorge Zorreguieta, padre de Máxima y secretario de Agricultura y Ganadería de la dictadura argentina entre 1979 y 1981-, ¿cómo simplemente nuestro equipo fue a jugar al fútbol en 1978?".

"A Dirty Game", que pone el foco en las controversias que provocó la participación de Holanda en el Mundial 78, comienza justamente con imágenes de Jorge Zorreguieta con Videla, ingresando en automóvil a la Sociedad Rural Argentina (SRA).

Por su participación en la dictadura (había tenido "una posición alta" y "no podía ignorar lo que sucedía en el país", según determinó un informe pedido especialmente), el Estado holandés le negó a Zorreguieta, en febrero de 2002, la invitación a la boda de su hija con el entonces príncipe heredero Willem Alexander de Orange–Nassau, que la convertiría once años más tarde en soberana consorte.

El documental incluye testimonios de dos ex jugadores holandeses, Johan Neeskens y Jan Poortvliet; de Nora Cortiñas (Madres de Plaza de Mayo-Línea Fundadora); de Juan Alemann (secretario de Hacienda en la dictadura); de los periodistas y escritores argentinos Osvaldo Bayer, Ezequiel Fernández Moores y Miguel Bonasso; y del hombre de prensa del Ente Autárquico Mundial 78 y ex director de El Gráfico, Aldo Proietto.

Télam: ¿Cuánto tiempo le llevó hacer el documental?

Jaap Verdenius: Me llevó siete meses, pero la idea es un poco más vieja. Cuando era adolescente participé de una protesta contra la Copa del Mundo de 1978. Durante un tiempo busqué la forma de poner esa experiencia en un documental. El compromiso de Máxima y el Príncipe Willem Alexander me dio esa oportunidad: si tantos holandeses estaban enfurecidos por su elección de la hija de un miembro de la Junta Militar, ¿cómo nuestro equipo simplemente fue a jugar al fútbol en el país en 1978?

T: ¿A qué conclusión llegó?

JV: A que el equipo, al "aislar" el tema, por ejemplo pretendiendo que había una estricta separación entre fútbol y política, le había dado una mano a la Junta.

T: Porque además los jugadores sabían sobre la dictadura argentina.

JV: Claro. Los jugadores sabían con seguridad que había una dictadura en Argentina. Pero este conocimiento era abstracto, vago. Sólo unos pocos diarios de izquierda daban información detallada acerca de las violaciones a los derechos humanos y estoy bastante seguro de que aquellos jugadores no leían esos diarios.

T: Sin embargo Jan Jonbloed, arquero de aquel equipo, le dijo a Télam en 2011 que sabían lo que estaba sucediendo con la dictadura en el país e incluso que también sabían de la existencia de un campo de concentración donde trabajaba la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA).

JV: No dudo de sus palabras. Puede que incluso haya escuchado de la ESMA. Sin embargo, dudo que haya tenido una imagen clara del horror de lo que sucedía en la ESMA. Si lo hubiese tenido, realmente no puedo imaginar que pudiera ir a Argentina.

T: ¿Por qué cree que del plantel holandés que vino a aquel Mundial solamente Wim Riijsnergen fue a hablar con las Madres de Plaza de Mayo?

JV: Ninguno de esos jugadores ha mostrado nunca un compromiso político. Wim (Rijsbergen) probablemente era un poco más curioso que el resto.

T: ¿Los jugadores de ese equipo se molestan en hablar sobre la Copa Mundial de 1978?

JV: Hablan de vez en cuando. Hay un ejemplo en otro documental, de 2008, realizado por la cadena Pública Holandesa con Ernie Brandts y Arie Haan (integrantes del equipo que jugó el Mundial 1978) en Argentina. Y Wim Rijsbergen y Nora Cortiñas (de Madres de Plaza de Mayo-Línea Fundadora) se reunieron de nuevo en las oficinas de la Asociación de Fútbol Holandés en el 2008. Pero en general los jugadores de aquel plantel son difíciles de conseguir, sobre todo cuando se trata de política. (Télam)