deportes

Gloria inaugural en El Fortín

Por Agencia Télam

28-12-2018 05:00

Vélez Sársfield es el quinto club más ganador en la historia del fútbol profesional de la Argentina con un total de 16 títulos, de los cuales del primero se cumplirán mañana 50 años, cuando en el Viejo Gasómetro de San Lorenzo se impuso por 4-2 a Racing Club.

Conducido por Manuel Giúdice, que en sus años de jugador había destacado como mediocampista en Huracán, el equipo del oeste de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (entre Liniers y Villa Luro), se quedó con un reñido Torneo Nacional que asimismo entre otros había tenido como gran protagonista a River Plate.

De hecho, una semana antes de su coronación, Vélez había empatado 1-1 con River la tarde de la célebre palomita salvadora -pero con el brazo extendido para sacar la pelota en la línea- del defensor Luis Gregorio Gallo, que de forma insólita fue omitida o ignorada por el árbitro Guillermo Nimo, y pasó a la posteridad como "la mano de Gallo".

Como se trataba de un triangular de desempate y en el restante partido River le había ganado por 2-0 a Racing, si el domingo 29 de diciembre de 1968 Vélez derrotaba a los de Avellaneda, resultaría campeón por beneficiarse de su mayor cantidad de goles a favor en las 15 fechas del torneo.

Y así sucedió con un gol de Roberto Moreyra y tres de Omar "Turco" Wehbe, el 4-2 rubricó el desenlace del segundo Torneo Nacional, puesto que en 1967 el primero había correspondido a Independiente de la mano del entrenador brasileño Osvaldo Brandao.

Aquella gloriosa jornada de la que mañana se cumplirá medio siglo Vélez formó con José Miguel Marín en el arco; en la defensa Luis Gregorio Gallo, Iselín Santos Ovejero, Eduardo Zóttola y Luis María Atela; en el medio campo Roberto Moreyra, José Demetrio Solórzano y Daniel Willington; y en el ataque José Luis Luna, Omar Wehbe y Mario Nogara, luego reemplazado por Carlos Bianchi.

Completaron el plantel el arquero Carlos Rafael Caballero; los defensores Roque Salvador Nieva, Juan Martín de Jesús Gómez, Roberto Zeballos y Néstor Sinatra; el mediocampista Alberto Ríos y los delanteros Jorge Osvaldo Pérez y Juan Carlos "Pichino" Carone.

Para obtener derecho a la vuelta olímpica Vélez jugó un total de 17 partidos, con 11 victorias, 3 empates y 3 tropiezos (ante San Lorenzo, Boca y Colón), con 44 goles a favor y 17 en contra.

Wehbe resultó el goleador absoluto con 16, mientras que Bianchi hizo 7, Nogara 6, Luna 5, Solórzano 4, Carone y Willington 2, Ríos y Moreyra, uno.

Una de las curiosidades que realza el bautismo de Vélez en materia de vueltas olímpicas en Primera División estribó en el hecho de que en neto corte dramático el torneo había terminado con un triple empate en 22 puntos, uno más que Rosario Central y Boca, y tres más que Colón de Santa Fe.

En aquellos tiempos la presidencia de Vélez era cosa de José Amalfitani, Don Pepe, ejemplo de honestidad y pericia en la gestión, que ejerció el cargo mayor entre 1923 y 1925 y 1941 y 1969.

Periodista y maestro mayor de obras, Amalfitani destacó como uno de los más extraordinarios dirigentes del fútbol argentino propiamente dicho, al punto de fomentar que todos los miembros de la comisión directiva avalaran con su patrimonio las eventuales deudas que contrajera el club. (Télam)