deportes

Gabriela siempre mantuvo la humildad, resaltó Ova Sabatini

Por Agencia Télam

15-05-2020 03:00

Osvaldo "Ova" Sabatini, el hermano mayor de Gabriela, resaltó hoy que la ex tenista, que mañana cumplirá 50 años, siempre mantuvo la humildad como rasgo saliente de su personalidad, pese a haberse codeado con la fama y el reconocimiento a nivel mundial.

"Gaby siempre fue una persona con una gran humildad, eso nos lo inculcaron nuestros viejos y no lo perdió nunca. Es algo que resalto mucho y se lo transmito a mis dos hijas como ejemplo", comentó en una charla con Télam el hermano mayor de la mejor tenista argentina de la historia.

"Ova", de 54 años, fue clave en la carrera de Gabriela, ya que la acompañó por el circuito cuando comenzó a incursionar en el profesionalismo con apenas 14 años, y fue testigo de su crecimiento, de sus hazañas y también le brindó contención en las derrotas.

"Cuando éramos chicos Gabriela era muy competitiva, recuerdo que jugábamos al tenis y nos matábamos, se fastidiaba muchísimo si perdía. Eso se le fue pasando con el tiempo, cuando se hizo profesional", recordó Osvaldo, casado con la actriz venezolana Catherine Fulop, con quien tuvo dos hijas: Oriana y Tiziana.

"Los mejores recuerdos de su etapa como tenista están vinculados a haberla acompañado por todo el mundo. La relación natural de hermanos se afianzó en ese tiempo y llegamos a ser muy unidos porque compartíamos días, semanas y meses durante todo el año", expresó Sabatini.

A la hora de elegir la mejor victoria en la carrera de Gabriela, "Ova" no duda en que fue en el US Open de 1990 cuando venció en la final a la alemana Steffi Graf por 6-2 y 7-6 (7-4), aunque también incluyó como triunfos valiosos los dos Masters que conquistó en Nueva York, en 1988 y 1994.

"Sin dudas el triunfo en el US Open fue lo más emocionante, por el contexto, pero también fueron emotivas las dos veces que ganó el Masters porque ahí competían las mejores de toda la temporada", analizó Sabatini.

El hermano de "Gaby" también recordó momentos en que la vio sufrir como cuando perdió la final de Wimbledon en 1991 con Graf por 6-4, 3-6 y 8-6, luego de haber estado apenas a dos puntos de ganar, algo que le hubiera reportado un "bonus" extra: el número uno del mundo.

"Esa derrota dolió porque estuvo muy cerca de ganar el torneo. Era Wimbledon con todo lo que representa y sobre césped, una superficie históricamente adversa para los tenistas argentinos. No fue una frustración, no me gusta esa palabra, digamos que se trató de un sinsabor, porque jugó un torneo increíble y llegó a la final", subrayó "Ova".

"Haber llegado a ubicarse tercera en el mundo es algo muy difícil, implica mucho esfuerzo y además de las condiciones naturales y el talento influyen otro tipo de factores, como la disciplina", destacó.

"Ova" lamentó que no podrá estar junto a su hermana este sábado en el cumpleaños número 50 que la sorprendió varada en Miami, en medio del aislamiento social que rige en gran parte del planeta debido a la pandemia de coronavirus.

"En los últimos años Gabriela pasó su cumpleaños lejos de la familia, porque es la época en que ella está en Zúrich. Lo que cambia ahora es que estamos todos en cuarentena y los ánimos no son los mismos, pero de todas maneras lo festejaremos por videollamada seguramente", concluyó "Ova". (Télam)