deportes

Del Bosque: Los argentinos son los alemanes de América

Por Agencia Télam

01-08-2020 06:00

El director técnico español Vicente Del Bosque ponderó hoy las virtudes de los futbolistas argentinos, a los que caracterizó como "los alemanes de América" porque garantizan "un rendimiento seguro" dentro del campo de juego.

Del Bosque desmitificó la idea "de que el fútbol europeo es muy organizado y el jugador sudamericano es mucho talento pero sin orden" y citó ejemplos de figuras argentinas para demostrar que "todos los jugadores del mundo son capaces de jugar hoy en cualquier parte".

"Argentina lo ha demostrado desde los tiempos de Alfredo Di Stéfano, y yo lo he vivido con jugadores como Oscar 'Pinino' Más y luego con Fernando Redondo, (Santiago) Solari, (Esteban) Cambiasso, Juan Pablo Sorín. Han sido todos jugadores que yo los clasifico como los 'alemanes de América', de un rendimiento seguro", afirmó

Tras definir a Lionel Messi como "el mejor de esta época", el ex entrenador del Real Madrid y el seleccionado español destacó a Marcelo Bielsa y Diego Simeone por "la competitividad y la mentalidad que le imprimen a sus equipos" y profundizó elogios hacia el 'Cholo', quien "lleva ocho o nueve años en un mismo club (Atlético de Madrid) y eso es un mérito extraordinario".

En una extensa nota con Radio La Pizarra, Del Bosque, de 69 años, repasó sus orígenes en el fútbol, recordó el título mundial logrado como conductor del seleccionado de España en 2010 y también abordó la actualidad sociopolítica de su país en tiempos de pandemia.

"Fui un chaval de barrio, conmigo pudo más el fútbol que los estudios. Cuando llegué a Madrid fue cuando me di cuenta de que podía ser que mi futuro estuviera ligado al fútbol, tenía mucho miedo de que no fuera así, pero la verdad es que tuve mucha suerte de caer en el Real Madrid porque me ayudaron en lo personal y en lo futbolístico para ser quien soy ahora", reconoció Del Bosque, nacido en Salamanca.

"Mi mejor recuerdo es un recorrido de 36 años en mi club: Real Madrid. No me quedo con nada ni quito nada de lo que me ocurrió, ni pongo nada.

Fueron 36 años fantásticos, tengo un sentimiento de pertenencia hacia el club. Lo viví con una gran intensidad y con un gran amor. Hubo liderazgos morales muy importantes para nosotros, como conocer a don Santiago Bernabéu", aceptó quien fuera jugador, técnico de la filial y entrenador del primer equipo en la Casa Blanca.

En todo su ciclo en el Madrid, Del Bosque festejó 16 títulos: nueve como jugador y siete en rol de DT, entre ellos, dos Ligas de Campeones de Europa (2000 y 2002) y una Copa Intercontinental (2002).

Sin embargo, la etapa más trascendental de su carrera como técnico llegó años más tarde con el seleccionado español, al que llevó hacia el primer y único Mundial en Sudáfrica 2010, dos años antes de coronar también la Eurocopa en Polonia/Ucrania, ambas conquistas con un fútbol de reconocida calidad.

"No me atrevería a decir que nosotros hayamos sido el mejor equipo, creo que sonaría pedante. Es verdad que éramos un equipo muy competitivo, con jugadores de enorme calidad, con un sistema de juego reconocido, pero también es verdad que nosotros ganamos porque tuvimos algo de suerte, porque eso hay que ponerlo encima de la mesa, y no se trata de quitarle ningún mérito a nuestros jugadores pero sí que tuvimos también una pizca necesaria de suerte", asumió con humildad.

"Tuvimos partidos muy difíciles y no ganamos todos con claridad, hubo mucha incertidumbre en todos los partidos, pero eso es el fútbol actual y no es fácil que en torneos tan cortos se muestre uno muy superior a los demás", abundó.

Finalmente, consultado sobre la gestión de la crisis por la pandemia de coronavirus, Del Bosque entendió "prácticamente toda la sociedad española ha actuado con responsabilidad, y siempre con buen ánimo, con la esperanza que todo pase".

"Creo que ha sido una situación que hemos vivido con una gran incertidumbre y que nadie estaba en posesión de la verdad. La crisis sanitaria se ha ido gestionando a base de errores y aciertos, pero nadie sabía la absoluta verdad de lo que había que hacer, nadie", concluyó. (Télam)