deportes

Chacarita 1969: las historias de un gran campeón

Por Agencia Télam

05-07-2019 11:45

Un arquero que trabajó como maestro mayor de obras, un defensor al que casi le cortan una pierna, un mediocampista que derrotó al mismísimo Pelé y un delantero adquirido en un hospital a horas de estar en coma, son sólo algunas de las particulares historias vinculadas a los protagonistas de Chacarita Juniors, campeón del Metropolitano 1969

Eliseo Petrocelli tuvo asistencia perfecta en todos los partidos de ese torneo. Sin embargo, la llegada al año siguiente de Daniel Carnevali, arquero del seleccionado argentino, lo relegó al banco de suplentes. En 1975, decidió probar suerte en San Lorenzo y Deportivo Morón aunque sin éxito. Tanto que decidió "colgar" los guantes para dedicarse a su otra profesión: maestro mayor de obras.

"Lo hice sólo durante un mes. Enseguida me llamó Jorge "Perico" Pérez, que dirigía a Nueva Chicago y jugué ahí tres temporadas más", relató a Télam Petrocelli, quien actualmente se desempeña como coordinador de las divisiones infantiles de la entidad de San Martín.

El mediocampista Alberto Poncio no siempre jugó en esa posición. Si bien fue campeón en 1969 ocupando un lugar en la mitad de la cancha, cinco años antes le tocó integrar la última línea de otro equipo que hizo historia, Colón de Santa Fe, con la misión de marcar nada menos que a un tal Pelé.

El poderoso Santos se encontraba de gira por el país y visitó al equipo santafesino el 10 de mayo de 1964. Ostentaba un invicto de 43 partidos, pero aquella noche cayó por 2-1. Nació así la leyenda del "Cementerio de los Elefantes", con el que se denominó desde entonces al estadio 'Sabalero'.

Abel Pérez, zaguero campeón del '69, llegó a Chacarita a préstamo desde Boca y, concluido el torneo, debió regresar al club 'xeneize'. Como no tenía lugar entre los titulares, decidió irse al Murcia, de la Segunda división de España, sin saber que allí sufriría un "planchazo" que no sólo terminaría con su carrera a los 28 años, sino que casi le cuesta la amputación de la pierna derecha.

Sin embargo, la historia quizás más curiosa la que protagonizó el capitán de aquel equipo, el talentoso Ángel Marcos, al momento de su contratación.

De movimientos rápidos y gambetas impredecibles, el delantero había despertado el interés de los dirigentes 'funebreros'. Pero en plena negociación, Marcos sufrió un problema estomacal que al principio se suponía sencillo y luego se complicó por una hemorragia interna. Estuvo en coma más de una semana.

Cuando salió de ese estado, el presidente de la entidad, Enrique Nader, lo visitó en el hospital y le anunció que iba a comprarlo, mientras esperaba su evolución. Ferro aceptó rápidamente la oferta, suponiendo que no volvería a jugar.

Marcos no sólo fue capitán, goleador y gran figura de aquel equipo, sino que además fue el primer jugador del elenco 'funebrero' campeón vendido a Europa. Nantes de Francia ofreció 45.000 dólares y se lo llevó en plena disputa del Metropolitano 1971. Chacarita, que venía puntero, sintió su ausencia y finalizó en el tercer puesto. (Télam)