deportes

Brasil 1950 fue un Mundial sin Argentina, sin final y con grupos desparejos

Por Agencia Télam

15-07-2020 01:30

La Copa del Mundo de 1950 no fue especial sólo por el notable triunfo uruguayo sino además por algunos puntos más para ser tomados en cuenta: la ausencia del seleccionado argentino, la definición mediante un cuadrangular y sin una final y la participación de apenas 13 equipos, que motivó hasta un "grupo" de dos seleccionados.

La FIFA volvió a organizar la Copa del Mundo luego del receso a causa de la Segunda Guerra Mundial que impidió los certámenes de 1942 y 1946.

Se sumaron muchas deserciones y finalmente tomaron parte 13 equipos, seis de Europa (Inglaterra, España, Italia, Suecia, Suiza y Yugoslavia) y siete de América (Estados Unidos, México, Brasil, Uruguay, Chile, Paraguay y Bolivia).

Argentina no jugó la Copa del 50 porque las relaciones con Brasil estaban deterioradas porque lo brasileños concurrieron a la Copa de Francia 1938 y no se sumaron al boicot compartido por Argentina y Uruguay. Según la rotación entre América y Europa ese certamen se debió jugar en nuestro país.

A eso se le sumó la ausencia albiceleste del Sudamericano hecho por Brasil en 1949 debido a la emigración que provocó la huelga de 1948 (los jugadores pidieron ganar más dinero ya que los clubes tenían su arcas con buena sumas) y el presidente Juan Domingo Perón decidió que no viaje un equipo debilitado.

De haber concurrido a es ese Mundial de Brasil, la Argentina hubiese contado con Adolfo Pedernera, Mario Boyé, Alfredo Di Stéfano, Néstor Rossi, Rinaldo Martino, René Pontoni, José Manuel Moreno, Julio Cozzi, Antonio Báez, Ángel Labruna, Félix Loustau y Norberto Méndez, jugadores de notable nivel que hubiese colocado al equipo nacional como candidato al título.

El Mundial del '50 fue único ya que no tuvo final. En la fase preliminar los 13 participantes se dividían en cuatro grupos para enfrentarse todos contra todos y los ganadores pasaron al cuadrangular, que finalmente jugaron Brasil, Uruguay, España y Suecia y el clásico sudamericano perteneció a la última fecha.

Por motivos políticos, económicos o simplemente porque renunciaron a viajar no fueron a Brasil equipos como Bélgica, Bulgaria, Francia o Portugal.

Uruguay integró un grupo de dos equipos, le ganó 8-0 a Bolivia y llegó a la fase final. Brasil tuvo un grupo de cuatro (el 1) venció a México (4-0), Yugoslavia (2-0) e igualó ante Suiza (2-2), España ganó el Grupo 2 (cuatro equipos) superando a EE.UU. (3-1), Inglaterra (1-0) y Chile (2-0), y Suecia fue triunfador de Grupo 3 (tres seleccionados) doblegando a Italia (3-2) e empatando ante Paraguay (2-2).

A la última fecha del cuadrangular Brasil llegó con cuatro puntos, por las notables victorias ante España (6-1) y Suecia (7-1) y Uruguay con tres, luego de empatar ante España (2-2) y superar a Suecia (3-2), por lo tanto con igualar los brasileños eran campeones mundiales.

La síntesis de aquel cotejo que definió el Mundial de 1950 fue la siguiente:


Brasil: Barbosa; Augusto, Juvenal y Bigode; Bauer, Danilo, Zizinho y Jair; Friaca, Ademir y Chico: DT: Flavio Costa.

Uruguay: Roque Máspoli; Matías González; Schubert Gambetta, Eusebio Tejera y Víctor Rodríguez Andrade; Obdulio Varela; Julio Pérez y Juan Alberto Schiaffino; Alcides Ghiggia, Oscar Míguez y Rubén Morán. DT: Juan López.


Goles en el segundo tiempo: 2m. Friaca (B), 21m. Schiaffino (U) y 34m. Ghiggia (U).

Cancha: Estadio Maracaná.

Arbitro: George Reader (Inglaterra), asistido por Arthur Ellis (Inglaterra) y George Mitchell (Escocia)

Espectadores: 200.000

+ (Télam)