deportes

Aquel golazo de Mario Rodríguez

Por Agencia Télam

11-08-2020 02:30

Boca había estado cerca en 1963 pero fue una noche de la que mañana se cumplirán 56 años cuando un equipo argentino alzó por primera vez la Copa Libertadores de América, Independiente, gracias a un exquisito gol de Mario Rodríguez a Nacional de Montevideo.

A los 35 minutos del primer tiempo de un partido jugado ante una multitud que colmó el estadio de la “Doble Visera”, el rionegrino Pedro Prospitti habilitó a Rodríguez, que con un sutil golpe de taco pasó la pelota por encima de su cuerpo y tras girar la impulsó por encima de la cabeza del arquero uruguayo Roberto Sosa.

Esa fue al cabo la única y decisiva diferencia de una serie final jugada con el sistema de ida y vuelta en 180 minutos rubricados con los modos coperos de la época: intensidad, suela firme, roces y entredichos continuos que por lo general contaban con la indulgencia de los árbitros en tiempos carentes de las tarjetas y del rigor que imperan en estos días.

El jueves 6 de agosto de 1964 Independiente y Nacional habían empatado 0-0 en el estadio Centenario y el miércoles 12 coronó el equipo de Avellaneda, cuyo director técnico era Manuel Giúdice, y el capitán, Jorge Maldonado, la cabeza del célebre saludo en la mitad de la cancha con los brazos extendidos hacia la tribuna.

La formación que dio la primera de las siete vueltas olímpicas de Independiente en la Copa Libertadores presentó a Miguel Ángel Santoro en el arco, Juan Carlos Guzmán y Jorge Maldonado en el centro de la defensa, Roberto Ferreiro y el uruguayo Tomás Rolan en los laterales; David Acevedo en el centro del medio campo y una delantera con Raúl Bernao, Pedro Prospitti, Mario Rodríguez, Luis Suárez y Raúl Armando Savoy.

(En Montevideo, Héctor Zerrillo había ocupado el lugar de Guzmán).

También integraron el plantel los arqueros Osvaldo Toriani y Hugo Trucchia; los defensores Rubén Marino Navarro, Raúl Decaria, Osvaldo Burika, Marcelo Bellavigna; los mediocampistas Osvaldo Mura, Miguel Ángel Mori, Julio Paflik, Roberto Santiago y Vicente de la Mata (h) y los atacantes Félix Arambulo, Jorge DÂ’Ascenso y Benny Gugliardi.

La figura descollante del bautismal Independiente de América fue Mario Rodríguez, “Mariuloi”, máximo anotador de la competencia con seis goles, por cuanto había convertido contra Alianza Lima, Millonarios de Bogotá y en los dos partidos con el mismísimo Santos de Pelé.

Porteño de pura cepa, nacido en Palermo y criado en Barrio Norte, Rodríguez se inició en las divisiones menores de Chacarita, debutó en la Primera en 1960 y tres años después pasó a Independiente junto al zurdo Raúl Armando Savoy.

En Independiente no estuvo mucho tiempo, del 63 al 65, pero sin embargo registró la espléndida marca de 42 goles en 82 cotejos.

Luego pasó por Vélez, Colo Colo y Audax Italiano, los dos clubes de Chile, para cerrar su carrera, ya a los 34 años, en Chacarita durante el Torneo Metropolitano de 1971. (Télam)