cultura

Sandra Russo: Lo que más me divierte es la escritura, es mi territorio

Por Agencia Télam

10-10-2020 12:15

Autora de libros como "Fuerza propia", en el que abría el plano sobre las trayectorias de los dirigentes de la agrupación La Cámpora; "La presidenta. Historia de una vida", un diálogo con Cristina Fernández de Kirchner mientras ejercía su primer mandato o "Milagro Sala. Jallalla", un retrato de la organización política gestada por la dirigente jujeña, Sandra Russo dice que con su nueva obra, "La reinvención del amor", le interesó anclar sus ideas en esta coyuntura latinoamericana 2020.

Dice que lo que más le divierte es la escritura, que ese es su territorio y que después de este libro con registro ensayístico, aparecieron las ganas de escribir ficción pero no cree que eso suceda muy rápido.

-T: ¿Cómo se fue armando este mapa de lecturas?

-S.R.: Trabajo, interpelo y dialogo con autores de sociología como Bourdieu, Eva Illouz, psicoanalistas como Kristeva, novelistas como Sollers y McCullers, semiólogos como Barthes, primatólogos como Franz de Waal, justamente ese es el tipo de escritura que me interesa y tiene que ver con mi propio registro. Trabajo la escritura periodística más como asociación y linkeo de ideas que en general en los medios de comunicación no se juntan porque no hay mucho pensamiento y todo aparece como recortado y sin vinculación. Lo que trato es de armar una costura lógica, que haga sentido entre diferentes perspectivas interdisciplinarias que abordan el amor desde distintos puntos de vista. Por eso hablo de Hollywood con las investigaciones de Illouz, repaso también cómo se constituyó el amor romántico en base a una idea aspiracional para que los sectores populares se conviertan en burguesía. En ese sentido me interesa pensar cómo, tanto el dispositivo de Hollywood como el dispositivo del marketing norteamericano que se puede ver en "Mad Men" por ejemplo, construyeron el mayor dispositivo de sentido común que se conozca, cuando el capitalismo pasó de Gran Bretaña a Estados Unidos. Un dispositivo que todavía tiene su continuación en lo que nos llega como productos culturales y también es una imaginería que nos ha ido calando subjetivamente. Por otro lado, como análisis político, estoy hablando de los mismos sectores que uno puede ver por la calle con la bandera argentina y pidiendo comprar más dólares. Es decir me valgo de gente que me pareció interesante pero anclo estas ideas en esta coyuntura latinoamericana 2020.

-T: El libro puede dialogar con ficciones tuyas como "22 cuentos cortos y ligeros" o con los textos de Arquetipos y Arquetipas. ¿Pensás en volver a escribir ficción?

-S.R.: Lo que más me divierte es la escritura, es mi territorio, no es lo audiovisual. Tal vez porque mi laburo, del que tuve que vivir por la censura en los 4 años macristas, fue intensificar los talleres de escritura. Los registros que he trabajado tienen que ver con el periodismo pero no de investigación sino de análisis o crónica. Es un registro que trato de ablandar para que no sea plomo, apelar a recursos narrativos para poder enganchar con data dura. Hay muchos ensayistas que trabajan de esa manera. Estoy deseando volver a la narrativa y quiero volver con el volumen dos de "22 cuentos..." porque escribir un ensayo es pensar mucho y la narrativa es una especie de recreo para la psiquis. Después de este ensayo me quedé con ganas de escribir ficción pero no creo que me apure mucho. (Télam)