cultura

Rudy: Los humoristas debemos generar preguntas porque respuestas y certezas no tenemos

Por Agencia Télam

02-07-2019 04:45

La finalidad del humorista es generar preguntas y metáforas "porque respuestas y certezas decididamente no tenemos", dijo Rudy luego de la aparición de su último libro de humor político, "Pobreza CEO".

"En los años electorales todo se encrespa, y los chistes también, aunque la verdadera finalidad del humor es generar preguntas, no respuestas, producir metáforas y no certezas, ya que los humoristas respuestas y certezas, decididamente, no tenemos", afirmó.

¿Y qué tienen entonces los humoristas? "Intuiciones, memoria y una antena para percibir absurdos y para no creer en lo que se da por obvio. Salimos del sentido común. Y en tanto que la política forme parte de la actualidad, el humor intentará reflejar esa actualidad desde el absurdo y la tendrá como protagonista", explicó Rudy.

Este humorista y psicoanalista, precursor de los cuadros de humor de las tapas del diario Página/12 desde su fundación (hace 32 años), acaba de publicar "Pobreza CEO" (Ediciones Colihue), donde intenta explicar "una pintura de época".

"En tanto la política forme parte de la actualidad, el humor que intente reflejarla desde el absurdo va tenerla como protagonista", dijo Rudy.

- T: ¿El humor político es más intenso en un año de elecciones o solo está más expuesto?

- R.: Me gusta más hablar de humor de actualidad, que incluye lo político y lo articula con lo económico, lo cultural, lo mediático y, por qué no, con las angustias personales, laborales y vinculares pensando que todo esto se conecta y se modifica entre sí.

- T: ¿Puede confundirse humor político con propaganda de algún partido o personaje en particular?

- R.: Puede, aunque no debería porque el humor pregunta, cuestiona, pone en duda, pero no afirma. Y la propaganda suele afirmar. Hay quien puede ver en el cuestionamiento a una idea, o a un candidato, el apoyo a otro. Pero eso no es lo que hace el humor. Los humoristas podemos tener ideología o pertenencia partidaria, pero nuestro trabajo consiste en ver el absurdo y enunciarlo de modo que provoque la duda. Y eso, para mí, no es propaganda. El humor cuestiona. La propaganda afirma. A veces se puede usar el cuestionar a un candidato, con humor, con la idea de afirmar a otro, pero ahí ya nos corrimos del humor a la propaganda. Salimos de la ética del humor y nos metemos en la de la propaganda.

- T: ¿En qué características de los candidatos se fija para escribir sus guiones?

- R: Observo sus contradicciones. Mis años de paciente psicoanalítico me dan una especial percepción y sensibilidad a lo que quieren decir, cuando dicen o cuando no dicen.

- T: ¿El humor puede voltear o ayudar a construir a un candidato?

- R.:Si un candidato cae o sube porque un chiste sobre él o ella se viralizó, tiene más que ver con los que manejan las redes sociales y con el contenido del chiste.

- T: ¿En qué ocasiones reemplazaron el humor de tapa en Página/12 por un tema dramático?

- R.: El día siguiente del indulto, el copamiento del cuartel de La Tablada, el atentado a la AMIA y a las Torres Gemelas.

- T: ¿Hay algún tema tabú para el humor?

- R.: No hay temas tabúes, sino maneras de enfocar los temas. El humor no tiene límites, los humoristas sí. No hay humor si hay abuso, si el poderoso se ríe del débil, si se denigra una raza, color, etnia, género o creencia. Nada de esto lo considero humor, aunque mucha gente se ría de eso. Eso no es humor, es agresión.

(Télam)