cultura

Ro Ferrer: Como artivista existo porque existe el viento Zonda que somos

Por Agencia Télam

08-11-2020 04:30

En la medida en que Ro Ferrer mira el feminismo de forma interseccional y plurinacional, los dibujos y textos que publica en redes sociales trazan un compromiso con una amplia agenda de derechos humanos que toma como punto de partida la desigualdad de género para "desarmar el discurso de odio que se ha disfrazado de moral, justicia y patria" porque el "feminismo nunca puede ser utilizado para ganar derechos sobre los derechos de otras personas".

"El otro día, en el encuentro de Abya Yala, una compañera decía que no somos una marea porque no hay olas, somos el viento sonda y vamos dejando semillitas que se esparcen con el viento. Y en el momento en el que me pude dar cuenta que había sufrido violencia de género y otros tipos de violencia de no solamente dentro de una pareja, empecé a dibujar para hacer catarsis, para investigar, profundizar y entendí que si hubiera tenido toda esa información no sé si no me hubiesen pasado las mismas cosas, por ahí sí... pero creo que teniendo todas esas herramientas muchas las hubiera detectado antes".

Fue en ese proceso, donde Ro Ferrer entendió lo que cambiaría su forma de mirarse a ella y al resto: "Cuando entendí que no era algo individual y se transformaba en algo colectivo sentí mucha más responsabilidad y entendí que tenía que investigar qué era la violencia simbólica para no seguir estigmatizando estereotipos, entender cómo era comunicar sin apropiarme de otras luchas y tener bien claro que soy un canal porque yo presto el lápiz pero no puedo hablar por otras compañeras. Como artivista existo porque existe el viento Zonda que somos".

Y en ese andar, "mi obsesión -dice- es saber qué se me está escapando, qué no estoy viendo. Si en otro tiempo hubo muchas cosas que no veía ¿por qué voy a suponer que ahora me las se todas? Y ahí aprendí a no cancelar a otras y a no aceptar más violencias. Estamos en un aprendizaje continuo pero desde el autocuidado y el cuidado con el resto. Es vivir incómoda continuamente y además es exponerte mucho porque yo sé que todos esos dibujos andan dando vueltas y no soy consciente de a dónde llegan".

Para ella, la lucha "es cultural y es colectiva": "Los feminismos hablan de muchas luchas pero el feminismo para mí es uno: desarmar absolutamente todos los mecanismos de ubicación, control, definición, explotación, manipulación para todas las personas. Porque no hay chance de que el mundo deje de ser menos violento mientras exista desigualdad, discriminación. Yo soy una herramienta más de este movimiento inmenso", concluye. (Télam)