cultura

Renunció la integrante de la Academia Sueca acusada de filtrar nombres de ganadores del Nobel

Por Agencia Télam

18-01-2019 03:45

La escritora Katarina Frostenson, acusada de haber violado la confidencialidad al revelar supuestamente en varias ocasiones el nombre del ganador del Nobel antes del fallo, formalizó hoy su salida de la Academia Sueca.

Las partes acordaron que Frostenson abandone de forma voluntaria el asiento 18, que ocupaba desde 1992, y desisten de llevar a los tribunales la disputa que mantienen desde hace meses sobre si la escritora violó la confidencialidad del cargo, informó la agencia de noticias EFE.

Frostenson, esposa del fotógrafo Jean-Claude Arnault (a su vez denunciado por abuso sexual), recibirá una asignación mensual de 1.253 euros y una ayuda no especificada para conservar el piso alquilado donde vive, propiedad de la Academia, indicó la institución.

Arnault fue condenado el mes pasado por el tribunal de Apelación de Estocolmo a dos años y medio de cárcel por dos casos de violación de una mujer en octubre de 2011.

"La Academia Sueca ha partido con este acuerdo de la condición fundamental de que Katarina Frostenson ha trabajado 25 años para la institución y contribuido con valiosas iniciativas. Por ello debe tener garantizada una razonable retribución similar a una pensión", destacan en el comunicado difundido hoy.

Frostenson se había negado a renunciar, en tanto la Academia presentó en diciembre un informe de una firma de abogados que concluía que su exclusión estaba justificada por haber violado los estatutos al filtrar a su esposo, Arnault, los ganadores del Nobel y diversos nombramientos. La escritora rechazó el informe y se mostró dispuesta a llegar a un acuerdo, que acaba de ser anunciado.

Con esta salida ya son 6 los miembros de la institución que han abandonado su silla desde abril, mientras que 2 han regresado y se ha admitido a 4 miembros nuevos, por lo que ahora están ocupados 15 de los 18 asientos.

El desacuerdo entre los académicos sobre las medidas a tomar y sobre la situación de Frostenson desencadenó el aplazamiento por primera vez en siete décadas de la entrega del Nobel de Literatura, el año último.

La Academia Sueca comunicará en las próximas semanas qué ocurrirá con el premio de este año. (Télam)