cultura

Quino, el dibujante político que inauguró la Feria del Libro

Por Agencia Télam

30-09-2020 02:45

En 2014 el humorista gráfico Joaquín Salvador Lavado,"Quino", fue el responsable de inaugurar la 40° Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, con una entrevista cálida, emotiva y divertida, donde el dibujante se definió a si mismo como "un dibujante político" y consideró que uno de sus temas "es el poder, cualquier poder".

En esa ceremonia Quino estuvo acompañado por Cristina Mucci y Carlos Ulanovsky como partenaires, quienes le hicieron preguntas sobre su vida y su obra. "Sí, hablo poco, por eso elegí el dibujo para expresarme", dijo como disculpándose al comienzo frente al numeroso público que presenciaba la tradicional ceremonia de apertura. "Haber sido elegido este año para abrir la Feria, bueno, no quiero decir lo ancho y largo y gordo que estoy. A partir de hoy me voy a tener un respeto increíble", bromeó.

"¿Es cierto que nunca terminaste de aprender a dibujar a Mafalda, que tenías que calcarla?"- le preguntó Ulanovsky, a lo que Quino respondió:- "Es cierto, era muy torpe. Lo que pasa es que dibujar siempre el mismo personaje es una cosa muy pesada" y agregó: "Yo le tengo mucho cariño a Mafalda por la alegría que me ha dado, el reconocimiento de la gente pero a los demás personajes míos que aparecían una semana nada más les tenía el mismo cariño".

Quino dibujó a Mafalda durante nueve años y cuando inauguró la feria llevaba más de 40 años sin volver a ella. Desde entonces tampoco había vuelto a dibujar un personaje fijo, como recordó Mucci y por eso el dibujante bromeó acerca de la persistencia de Mafalda: "¡Que plomo, no?".

Guiado por las preguntas de Mucci y Ulanovksy, Quino también repasó su historia y su vínculo con la realidad, su infancia, sus recuerdos, sus tics. También mencionó a su mujer Alicia y a Kuki Miller y Daniel Divinsky (sus editores) entre las personas providenciales en su vida; contó que lo peor que le ocurrió fue el servicio militar por las humillaciones, y estuvo de acuerdo con que en la tradición humorística las mujeres aparecen como "medias sargentonas".

Consultado sobre una declaración en la que decía que dibujaba para que el mundo cambie, le preguntaron ¿para qué lado?"Para el bueno, para el bueno", afirmó categórico. "Para los Beatles, para John Lennon, para toda esa gente. Pero lamentablemente no fue así porque el sistema se ocupó así como de elevarlos, de hundirlos luego"

También deslizó que el escritor Ernesto Sabato le dijo una vez: "Usted reconoce lo más profundo del alma humana`, una declaración que a juicio de Quino se enlazaba con la sorpresa diaria ante dibujos hechos hace mucho tiempo, que parecen de hoy: "Me sorprende de mi mismo cómo he hecho temas que 40 años después parece que he dibujado ese mismo día".

"Mi tema es el poder, cualquier poder. Porque se ejerce en ámbitos donde uno ni se imagina. Siempre hice dibujos sobre restaurantes porque el restaurante me parece un terreno político muy comparable a lo que pasa en la sociedad porque la gente va queriendo comer ¿es lo que piden todos los pueblos del mundo, no? Y hay que atenerse el que te diga el chef y encima hay que pagar.

La raíz de ese tema que aparece en su obra la atribuyó a su infancia y a su familia: "He crecido en una familia muy politizada con discusiones sobre la Guerra Civil Española, la Segunda Guerra Mundial, la de Corea, la de Vietnam, siempre lleno de discusiones políticas. Hay gente que dice 'yo en política me meto', ya eso es hacer política negativa", afirmó.

También aseguró que "el humor nace del sentido crítico que tiene uno frente a la cosas" y aclaró: "Parece un lugar muy cómodo: yo critico y no me meto. Pero si a uno le dicen 'haga humor hablando bien de fulanito, es muy difícil'".

¿Qué le dice a los nuevos dibujantes? "Que trabajen mucho, vean mucha pintura, escultura y que lean por supuesto", apuntó y ya sobre el final, remarcó: "Mafalda dijo siempre lo que pienso yo". (Télam)