cultura

Padura: Es más fácil culpar a otro que asumir responsabilidades propias

Por Agencia Télam

29-06-2020 03:45

A caballo entre el optimismo y el pesimismo, y testigo de su tiempo y la historia que le toca vivir, el escritor Leonardo Padura asegura que algunas de las manifestaciones más preocupantes que despertó la pandemia son "los crecimientos de los nacionalismos, una especie de competencia por hacerlo mejor o diferente".

En un escenario mundial donde la crisis sanitaria pone al descubierto dinámicas opresoras y habilita que se exacerben discursos de odio, el autor de "La transparencia de tiempo"- su última ficción publicada en Argentina- señala que en esos movimientos radica su perfil más pesimista. "Es más fácil culpar a otro que asumir responsabilidades propias", dice.

Una de las preocupaciones que plantea el escritor está en "los crecimientos de los nacionalismos, una especie de competencia por hacerlo mejor o diferente; a las solidaridades condicionadas; está el problema de la coartación de libertades a que hemos sido sometidos (dicen que por nuestro bien, por salvarnos), y hemos estado expuestos a ciertos discursos mesiánicos que siempre me dan temor".

Por su identidad cubana, estos movimientos adquieren una singular lectura para el escritor porque la isla históricamente ha sido señalada como un otro enemigo en relación a otro muy potente: Estados Unidos: "La ley estadounidense del embargo, decretada hace casi 60 años, ha entrado en una fase más agresiva con el gobierno de Trump, o debía decir, con las presiones que determinados grupos de poder o individuos han hecho sobre Trump", sostiene.

"Y no es fácil vivir tan cerca y en tan malas relaciones con el país más poderoso y prepotente del mundo. Eso está claro. En los tiempos finales de Obama se vivió una distención que nos dio un respiro. Pero solo fue un sueño en medio de una larga pesadilla. Y Estados Unidos se toma el derecho de ser árbitro internacional de la política y, estás con ellos o estás contra ellos", argumenta y cita como ejemplo "hechos lamentables como la retirada de médicos cubanos de distintos países de América Latina o la presión, ahora, en tiempos de pandemia, para que terceros países no reciban brigadas médicas cubanas que trabajan en la lucha contra el virus". (Télam)