cultura

Las obras ilusorias de Leandro Erlich abren sus puertas al público mañana en Malba

Por Agencia Télam

03-07-2019 03:45

"Liminal", la exposición del artista Leandro Erlich, cuyas obras ilusorias juegan con la percepción del espectador a partir de la construcción de ficciones -tanto desde su famosa "La Pileta" que promete ser el mayor atractivo, como el cartel de "En venta" que colocó en la fachada del museo- se inaugura mañana a las 19 en el Malba.

La estrategia de promoción de la primera exposición antológica de Erlich (1973) en todo el continente americano resultó más que eficaz: desde ayer comenzaron toda clase de rumores con respecto a la posible venta del Museo de Arte Latinoamericano, aunque si el paseante desprevenido se hubiese detenido a leer el cartel habría detectado enseguida el engaño: "Erlich propiedades vende excepcional propiedad. Apto todo destino. 680 obras de arte (Tarsila, Frida, Diego, etc)”.

En la explanada, muy cerca del letrero inmobiliario, se encuentra la instalación "Invisible Billboard", un site specific con una escalera que conduce a una precaria construcción que parece flotar en el aire, hecha de cemento, ladrillo a la vista y algunos tachos de pintura acumulados, una suerte de advertencia al visitante de que, una vez dentro de la muestra, nada es lo que parece.

Sin dudas la estrella de esta veintena de instalaciones es "La pileta", que Erlich presentó por primera vez en la Bienal de Venecia de 2001 y que invita a "nadar" en una piscina real sin mojarse.

El truco (o el spoiler) es que la pileta está vacía por dentro pero desde la superficie se puede ver una fina capa de un centímetro que incluye agua en cadente movimiento. Mientras tanto, una puerta secreta por el costado, bajando una escalera, permite ingresar a la misma.

"Creo que vale la pena el encuentro con estas obras sin demasiadas directivas. Las obras requieren de una experiencia física. Creo que a veces las descripciones no dicen todo lo que debieran. Me parece que las interpretaciones y las lecturas son el cincuenta por ciento de la obra. Hay una acción creativa no solo por parte del artista sino también una acción creativa por parte de quien la interpreta”, declaró Erlich hoy durante una recorrida para la prensa.

Lo explica con claridad el curador de la muestra Dan Cameron: "Erlich ha creado un cuerpo de esculturas y grandes instalaciones en el que la apariencia arquitectónica de lo cotidiano funciona como una especie de trampa perceptiva: conduce al espectador desprevenido a una paradoja visual que desafía los presupuestos del orden y las reglas del mundo material.

En el universo paralelo de Erlich, las escaleras no llevan a ninguna parte, los ascensores no paran en destino, los espectadores pasivos se convierten en participantes activos, las nubes adquieren nuevas características físicas y la solidez de los espacios edificados resulta ser una fugaz ilusión óptica".

"Liminal" -título que remite a estar literalmente en un umbral- reúne obras producidas desde 1996 hasta la actualidad, siempre con el sello de este artista internacional que construye paradojas visuales en base a elementos de la arquitectura cotidiana, como cuando le quitó la punta al Obelisco porteño en 2015, o cuando creó la réplica de una casa victoriana donde los visitantes parecían colgar de las ventanas de manera abismal.

Algunas de sus obras, desplegadas en el Malba, invitan a pasear por una vereda subterránea, a espiar detrás de una mirilla para encontrar un largo pasillo con elevadores, a verse reflejado a uno mismo en un aula de escuela pero nunca poder ingresar a ese espacio, o a ingresar a un salón de belleza de espejos infinitos, cuyo reflejo es el de alguien más, otro visitante.

"Liminal" inaugura mañana a las 19 y se podrá visitar hasta el 27 de octubre, en el museo de Avenida Figueroa Alcorta 3415, de jueves a lunes de 12 a 20 y los miércoles de 12 a 21 (martes cerrado).

Entrada general: $200. Estudiantes, docentes y jubilados acreditados: $100. (Télam)