cultura

La Unesco recordó que el patrimonio cultural mundial es un instrumento por la paz

Por Agencia Télam

14-01-2019 11:00

Audrey Azulay, directora general de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), remarcó hoy que "el patrimonio cultural mundial es un instrumento para la paz, que "puede aportar en la reconciliación entre los pueblos".

Durante su participación en el encuentro "Los retos del patrimonio", que se celebró en la ciudad española de Córdoba, Azulay agregó que "la cultura no es un lujo", informó la agencia de noticias EFE.

La funcionaria aseveró, asimismo, que "la paz solo se gana de manera duradera si se gana en las mentes" y definió al patrimonio cultural como "un elemento esencial de resiliencia de las sociedades".

En este marco, dijo que el "multilateralismo" es una "necesidad" para la diplomacia cultural, en pos de "dar respuestas a los interrogantes del mundo actual al servicio de la construcción de una sociedad y un mundo más sostenible".

Y valoró el trabajo del Comité del Patrimonio Mundial por su trabajo para "preservar huellas físicas y la memoria intangible del legado de la humanidad".

La Argentina tiene dos prácticas declaradas como Patrimonio Cultural Inmaterial por la Unesco: El tango, en 2009, distinción que comparte con Uruguay y la técnica pictórica de fileteado porteño, en 2015.

Mientras que posee seis sitios que fueron declarados Bienes culturales: Las misiones jesuíticas guaraníes de San Ignacio Miní, Santa Ana, Nuestra Señora de Loreto y Santa María la Mayor (1984); la Cueva de las Manos (1999); la Manzana y Estancias Jesuíticas de Córdoba (2000); la Quebrada de Humahuaca (2003); el sistema vial andino Qhapaq Ñan (2014) y la Obra arquitectónica de Le Corbusier (2016).

Asimismo, participa de un listado solicitando que los siguientes sitios sean declarados bienes culturales: Valles Calchaquíes (2001); Reserva provincial arqueológica, paleontológica y geológica de Pehuen Có- Monte Hermoso (2014); Moisés Ville (2015); Museo de la ESMA-Antiguo Centro Clandestino de Detención, Tortura y Exterminio (2016); Ciudad de Tigre y sus clubes de remo (2017) y las ciudades de Buenos Aires y La Plata como capitales de la cultura de la modernidad, el eclecticismo y la inmigración. (Télam)