cultura

La Noche de las Ideas se consolida como el mayor hito cultural del verano

Por Agencia Télam

17-01-2019 05:45

La Noche de las Ideas es una iniciativa que se realiza simultáneamente en 60 ciudades de todo el mundo y que el próximo 30 de enero arrancará su tercera edición en Ostende y Mar del Plata con una agenda de actividades que busca romper el récord de 9.000 asistentes que tuvo la versión anterior y al mismo tiempo revalidar su condición de hito cultural principal de la temporada de verano.

"Ya es parte de la agenda cultural argentina gracias al público y a los invitados que la reinventan cada año. Esto se puede explicar de varias maneras. ¡Es una noche que dura cuatro días! Esto solo pasa en Argentina. Reunir a hombres y mujeres durante el verano par pensar juntos, debatir, olvidando las diferencias de la vida cotidiana y buscando las convergencias para construir el mañana es en sí un verdadero milagro", sintetiza Yann Lorvo, consejero de Cooperación y Acción Cultural de la Embajada de Francia.

"Este gran debate público que se da debajo de las sombrillas junto con investigadores, intelectuales, artistas franceses y argentinos permite cruzar los puntos de vista y enfocar la realidad desde múltiples perspectivas", acota en diálogo con Télam.

La tercera edición de La Noche de las Ideas ha sido convocada bajo el lema "De cara al presente. Revisitar el pasado/Imaginar futuros inéditos", un vector temático que será abordado de manera multidisciplinaria por la literatura, el arte, la historia y la ciencia con la participación de una treintena de invitados nacionales e internacionales.

En las antípodas de un ideario fosilizado en la idea del ocio y la pereza intelectual, el ciclo tomará las instalaciones del Museo MAR del Mar del Plata y del Viejo Hotel Ostende -donde alguna vez se alojaron Adolfo Bioy Casares, Silvina Ocampo y el francés Antoine Saint-Exupéry- para

activar un mapa de lecturas y conversaciones en torno a las relaciones entre el pasado, el presente y el futuro.

"Me parece que se hace más necesaria que nunca la idea de 'tomarnos un tiempo' e incluso no tener miedo de 'perder el tiempo'. La percepción del tiempo y de sus transformaciones ha llegado a ocupar un lugar central frente a la actualidad, a las mutaciones tecnológicas, a los desafíos medioambientales y sociales -explica Lorvo-. Resulta imprescindible inventar nuevas formas de involucramiento, de compromiso, pensar de una manera diferente para ser capaz de enfrentar los nuevos desafíos del conocimiento".

¿Qué variables obligan a replantear hoy la percepción tradicional del tiempo? "Desde la Antigüedad hasta nuestros días las mutaciones, los conflictos, las invenciones y las doctrinas han tenido a menudo resonancias inesperadas y ejemplares con tal de que uno les preste atención. Debemos aprender de las permanencias, de las contradicciones, de las diferencias y de las novedades", destaca.

"La historia y la geografía pueden ayudarnos a tomar algo de distancia, a dar un paso al costado con el fin de aprovecharnos de las lecciones que podemos sacar de lo que pasó ayer para entender el mundo de mañana. El general de Gaulle decía: 'Es del pasado que nace la esperanza en el porvenir'", concluye Lorvo. (Télam)