cultura

La ley del aborto y el hundimiento del Ara San Juan, ejes de los relatos fotoperiodísticos de 2018

Por Agencia Télam

11-07-2019 04:30

El movimiento de mujeres que bregó por la ley de interrupción voluntaria del embarazo y el hundimiento del submarino Ara San Juan marcaron el 2018 con imágenes que desde hoy pueden verse en la Casa del Bicentenario, dentro de la 30° Muestra Anual de Fotoperiodismo Argentino.

La exhibición propone un recorrido sobre los hechos más relevantes de 2018 a través de 180 imágenes seleccionadas entre más de tres mil, enviadas por 270 reporteros de todo el país en categorías como deportes, vida cotidiana, política, medio ambiente y arte en el mundo.

"De 118 fotoperiodistas seleccionados, 16 son mujeres, un porcentaje que supera el 11 por ciento de miembros de la Asociación de Reporteros Gráficos de la República Argentina (Argra), quienes para participar no necesitan haber publicado sino un trabajo de calidad", dice a Télam Daniel Vides, titular de esa organización, responsable del evento.

En un apartado se exhibirán nuevos títulos de la Colección Pequeño Formato, unos libros pequeños, un poco más grandes que una libreta de bolsillo, que Argra publica hace cerca de una década y que este año trae "La digna rabia", un reconocimiento al trabajo de Enrique García Medina sobre la crisis de 2001.

Además de "Camino lateral", fotos tomadas por Pepe Mateos y Gerardo Dell'Oro mientras cubrían notas e "Imágenes paganas", con fotos de archivo sobre el Centro Parakultural del barrio porteño de San Telmo, ícono de la contracultura de los años 80, un tema pendiente dentro del trabajo de memoria de Argra.

Creada en 1980 como una forma de no perder las narraciones que la dictadura militar argentina dejaba fuera de los medios de comunicación, la repercusión de esta muestra, en la actualidad, la ha convertido en cita obligada para conocer el trabajo colectivo de los fotoperiodistas de la Argentina.

- Télam: ¿Qué imágenes identifican al 2018?

- Daniel Vides: La tapa del anuario sigue siendo la marea verde, presente en la lucha por la ley de interrupción voluntaria del embarazo, en ensayos sobre víctimas o en la documentación de juicios por violencia de género. Si bien hubo cuestiones como el hundimiento del Ara San Juan, el G-20 o, en la Patagonia, el juicio contra el dirigente mapuche Facundo Jones Huala, el movimiento de mujeres gravitó sobre todo lo demás, la legalización del aborto fue un tema central.

- T: ¿Qué significa ser fotoperiodista en esta realidad hipervisual y urgente de la comunicación?

- D.V.: Este es un momento de cambio profundo de la profesión. Hace poco echaron de uno de los diarios más importantes del país al 40 por ciento de la planta fotográfica, aunque por otro lado hay un auge impensable de la imagen, que adquiere una centralidad sin precedentes y circula sobre la creencia de que si todos tienen un teléfono para tomar fotos no se necesitan profesionales. Eso es más una sensación que una realidad y este anuario muestra eso: hay una producción, una memoria de colegas contundente.

- T: ¿Qué otras características adquiere la escena del reportaje gráfico?

- D.V.: Hoy día hay colegas muy buenos que nacieron sin negativo ni otra cosa que una cámara digital, Internet y las redes sociales. Esta muestra propone un recorte sobre esa actualidad: un año sacado de las páginas de los diarios, las redes y portales de noticias, ordenado por temáticas fuera del día a día, que logran otra dimensión, lo condensan como un relato histórico, con fotos que nos van a acompañar, contando su historia, durante mucho tiempo. En la redes y en la inmediatez hay muchas cosas que no se sabe de dónde vienen, no se sabe si la foto de la explosión es de otra explosión que alguien tuitéo, otro retuiteó y ahora la levanta un diario: esa circulación atenta contra el oficio, pero acá se ve cómo las imágenes construyen la historia de la sociedad. La imagen copiada y puesta en las paredes permite corrernos del vértigo de las redes y portales para reflexionar sobre nuestra historia reciente.

- T: ¿Y cómo entra la perspectiva de género en esa escena?

- D.V.: Las compañeras tienen una sensibilidad respecto a cosas por las que están luchando muy propicia, nosotros no escapamos del resto de los varones de una sociedad machista, atravesados y criados por un discurso del que necesitamos movernos. Nos encontramos repitiendo conductas y las compañeras nos marcan eso: discutimos cómo encarar las notas (eso pasó cuando comenzamos a llamar femicidio a lo que nombrábamos como crimen pasional), hablamos desde dónde mostrar a las víctimas, una marcha o un tetazo.

La muestra se podrá visitar con entrada gratuita de martes a domingo, y feriados, de 12 a 20, hasta el 10 de agosto, en Riobamba 985. (Télam)