cultura

Intangibles: obras de Picasso, Magritte y Torres-García en una muestra interactiva y digital

Por Agencia Télam

08-10-2020 03:15

Con la intención de indagar en las posibilidades que ofrece la tecnología en relación al arte, la exposición "Intangibles. Una experiencia virtual de la Colección Telefónica", invita a navegar una sala en 360° donde se despliegan obras emblemáticas de artistas como Pablo Picasso, René Magritte o Joaquín Torres-García, con las que se puede interactuar y crear nuevos contenidos.

Esta propuesta digital y experimental busca indagar en las posibilidades de reinvención que propone -en el último tiempo especialmente- la revolución tecnológica y sus imparables cambios.

"La tecnología al servicio de la cultura puede amplificar las sensaciones que el arte produce en el espectador, generar distintas emociones, desafiar al público para su participación activa y, sobre todo, abrir nuevas vías al conocimiento sobre el artista", dice a Télam la curadora española Laura Fernández Orgaz, sobre la muestra que se exhibe de manera virtual en siete países, incluida la Argentina.

Orgaz es responsable de Colecciones y Exposiciones itinerantes de la Fundación Telefónica de España, que cuenta con una colección de más de mil obras de arte entre pintura, escultura, fotografía y dibujo, una de los acervos corporativos más importantes del país ibérico.

"El reto es lograr enriquecer la lectura tradicional de la interacción entre arte y espectador, explorando las posibilidades de la tecnología en la forma en la que miramos, sentimos, interpretamos y aprendemos con las obras artísticas", expresa la historiadora de arte española.

Pablo Picasso, René Magritte, Juan Gris, María Blanchard, Roberto Matta y Joaquín Torres-García son los artistas elegidos para esta propuesta innovadora, seleccionadas de la inmensa colección, elegidos por "su pertenencia a movimientos artísticos relevantes como el cubismo y surrealismo, la representación de artistas latinoamericanos, así como su reconocimiento internacional", cuenta la curadora.

Cada una de las obras reunidas cuenta con una propuesta digital diferente, diseñadas según el contenido histórico-artístico de cada pieza, y para un contexto virtual donde las experiencias se completan con la interacción del público a través de su participación, desde crear una composición musical, colaborar con una obra de arte conjunta o crear versiones propias de una obra original.

En "La belle société", emblemática pintura del surrealista René Magritte, que muestra la silueta de una persona recortada sobre la que se refleja una playa y un cielo repleto de nubes, el espectador puede dar vida a los diferentes íconos y elementos que la componen.

En "Nature mort cubiste", de la pintora española Blanchard, el visitante tiene la oportunidad de cambiar de lugar los elementos, modificar y crear su propia versión de la pieza, para luego compartirla en redes.

La experiencia con "Le peintre au travail" de Picasso permite no solo observar, sino también escuchar lo que sucede dentro del taller del famoso artista malagueño.

La pieza "Morfología psicológica" de Roberto Matta, permite al visitante convertirse en pintor de la obra y descubrir, en simultáneo, el mundo de colores y matices pictóricas que desplegó el artista chileno.

"Intangibles" se presenta como una suerte de "museo imaginario", provocado por la explosión de imágenes y relaciones digitales en las que nos hallamos inmersos a diario; una puerta a ensayar otros relatos visuales con los que abordar una exposición, "en una sociedad volátil, incierta, compleja y ambigua", dice la curadora española Laura Fernández Orgaz.

- Télam: ¿Cuál fue la génesis de la muestra?

- Laura Fernández Orgaz: Tras la experiencia de "Intangibles. Una experiencia digital de la Colección Telefónica", el proyecto continúa vivo y ahora evoluciona a "Intangibles. Una experiencia virtual de la Colección Telefónica". Esta exposición es una reflexión sobre cómo la revolución digital ha impactado en la manera de acercarse al arte, en sus límites físicos y sensoriales, en sus posibilidades casi ubicuas de reproductibilidad, o en la fragilidad de ciertos criterios y valores tradicionales; el reto, lograr enriquecer la lectura tradicional de la interacción entre arte y espectador, explorando las posibilidades de la tecnología en la forma en la que miramos, sentimos, interpretamos y aprendemos con las obras artísticas.

- T: Uno de los interrogantes más interesantes que plantean con la muestra es si es posible emocionarse sin contemplar el objeto artístico. ¿Cuál es la respuesta desde su punto de vista?

- LFO: La tecnología al servicio de la cultura puede amplificar las sensaciones que el arte produce en el espectador, generar distintas emociones, desafiar al público para su participación activa y, sobre todo, abrir nuevas vías al conocimiento sobre el artista y su obra que, en definitiva, es nuestro propósito.

- T: Esta exposición permite crear una composición musical, colaborar con una obra de arte conjunta o crear versiones propias de una obra. De algún modo, ¿las muestras de arte del futuro tienden a enfatizar la experiencia antes que el objeto?

- LFO: Internet, Google, las redes sociales, los teléfonos inteligentes, las apps, las selfies, la realidad virtual, el big data, la inteligencia artificial... La tecnología ha cambiado el mundo, nuestra visión de él y de nosotros mismos y el arte no debería ser ajeno a ello. Las muestras de arte del futuro podrán implementar la tecnología para amplificar la experiencia del visitante, sin entrar a competir con la contemplación del objeto artístico, ya que no es su objetivo.

- T: ¿Cuáles son las principales cualidades de realizar una muestra online?

- LFO: Esta muestra representa un hito para Fundación Telefónica ya que muestra una nueva perspectiva de su colección de arte, desde el punto de vista experimental con la tecnología como elemento principal en cada una de las experiencias. Además de ser un proyecto global, que se exhibe de manera simultánea en siete países de Latinoamérica y España, y que se puede navegar en 360. La Colección Telefónica se inició en los años 80 para promover el reconocimiento de una serie de artistas españoles poco representados en los museos estatales. Se adquirieron entonces obras excepcionales de Juan Gris, Tàpies, Chillida, Picasso y Luis Fernández y a lo largo de las dos décadas siguientes, la Colección se fue ampliando y abriendo a otros caminos artísticos. Actualmente, se compone de un conjunto de más de 1.000 obras entre pintura, escultura, fotografía y obra en papel y es una de las colecciones corporativas más importantes de España, un acervo que abre múltiples posibilidades en las que indagar.

"Intangibles. Una experiencia Virtual de la Colección Telefónica" es una exposición permanente que se puede recorrer en la web https://intangibles.fundaciontelefonica.com. (Télam)