cultura

Habrían hallado una obra de la pintora mexicana Frida Kahlo desaparecida en 1955

Por Agencia Télam

15-06-2020 06:45

Durante 65 años, el destino del cuadro “La mesa herida”, de la pintora mexicana Frida Kahlo, fue un misterio desde que se perdió en Varsovia (Polonia), pero ahora la obra habría reaparecido en una subasta de The Billion Art, según anunció el propietario de la casa de remates, Cristian López Márquez, quien estaría representando los intereses de un mexicano radicado en Europa.

“En 1956, dos años después de la muerte de la pintora, su esposo, Diego Rivera, quiso recuperar el cuadro con el apoyo de su amigo Ignacio Márquez Rodiles, que finalmente fue uno de los responsables de la desaparición, además de ser uno de los encargados del manejo del cuadro entre México y la Unión Soviética”, comentó López Márquez al periódico español La voz de Galicia, que difundió la noticia.

Con otros dos socios mexicanos, el empresario es dueño de la empresa The Billion Art, dedicada a la compra-venta de obras de arte y según explicó durante las seis décadas y media sin saberse nada de la que está considerada la obra maestra del surrealismo, esta pasó por dos importantes colecciones privadas antes de llegar a manos de la actual propiedad.

Considerada como la obra principal de la pintora mexicana y máxima exponente del surrealismo, en el interés del cuadro confluyen también las tribulaciones de la autora y su interés en donarlo a una Unión Soviética que la rechazó por considerarlo "burgués, formalista y decadente".

Cuentan que la propia Kahlo vivió con amargura la pérdida de la obra en Varsovia y que México trató por todos los medios de localizar la pintura para devolverla al patrimonio nacional, pero la realidad fue que nada se supo de ella hasta ahora que el marchand de arte gallego, concretamente de Rianxo, la ha puesto a la venta atendiendo al interés de su propietario, un mexicano radicado en Europa.

No es la primera vez que se presume que se encontró con la obra: hace una década primero fue en Michoacán, y hace un año en Morelos. Hasta el momento, ninguno de los supuestos vendedores la ha presentado al público y tampoco se menciona el nombre del supuesto dueño, aunque detalló que la obra sería vendida por más de 40 millones de euros.

De acuerdo con López Márquez, la obra fue analizada por expertos que confirman no ser una falsificación, ya que fue contrastada con otras obras de la artista mexicana. Estimó su valor entre los 40 y 50 millones de euros.

“Hoy en día, el 95 por ciento de las obras que se ponen a la venta en el mundo son falsificadas, pero este es el cuadro original porque ha sido analizado por expertos. En primer lugar, en la propia casa del propietario, que decidió posteriormente ponerlo en una bóveda de alta seguridad, donde permanece. El cuadro se encuentra en perfecto estado, algo que podía preocupar a los seguidores de la autora, que llevan años esperando a que reaparezca”, explicó.

Al investigador mexicano Rául Cano Monroy, quien se ha dedicado a estudiar la obra, no le cuadra la historia de su repentina aparición, publicada en el periódico La Voz de Galicia: “Necesitaría ver el cuadro en vivo para afirmar o negar su autenticidad. Lo que sí puedo afirmar es que la historia no concuerda por el año, ya que en 1956 Ignacio Márquez Rodiles estaba en México, Rosendo Soto y Naya Márquez, quienes fueron los otros dos comisarios junto con Márquez Rodiles, regresaron desde finales de 1955 de Alemania", explicó al diario mexicano Milenio. (Télam)