cultura

Elena Ferrante: Nunca he considerado que escribir sea una forma de terapia

Por Agencia Télam

29-08-2020 05:45

Elena Ferrante, la autora de la saga sobre la vida de dos amigas en el Nápoles de mitad del siglo pasado y cuya identidad continúa sin confirmarse, brindó una única entrevista, con 31 preguntas de traductores y libreros de varios países con motivo de la publicación de su nueva novela "La vida mentirosa de los adultos", y aseguró que la escritura "es hurgar con el cuchillo en la llaga, algo que puede hacer mucho daño".

"Nunca he considerado que escribir sea una forma de terapia. Para mí la escritura es todo lo contrario: es hurgar con el cuchillo en la llaga, algo que puede hacer mucho daño", señaló la autora que irrumpió con sus ficciones hace décadas y marcó un acontecimiento en la narrativa contemporánea.

En la extensa entrevista publicada hoy en distintos medios como el diario El Mundo de España, Ferrante fue consultada por el contexto en el que se publica su nueva novela: "Sigo bajo los efectos del miedo, desorientada por la facilidad con la que en pocas semanas han empeorado las condiciones de vida de por sí pésimas de los más débiles del planeta. No estoy especialmente interesada en el virus. Lo que me aterra es la fragilidad del sistema, hasta tal punto que me cuesta explicarme".

"Quiero decir que de repente todo se ha reorganizado. En un lapso de tiempo extraordinariamente breve la obediencia se ha situado en lo alto de la jerarquía de valores. Y las mujeres han recibido más órdenes de lo habitual, ya que por tradición están destinadas a olvidarse de sí mismas y a ocuparse de la supervivencia material de la familia: nutrir, vigilar, curar, recluir, recluirse y, entretanto, sentirse culpables de todo, como si hasta ese momento hubiesen tenido demasiadas pretensiones. Con este panorama parece inevitable retroceder para centrarse en rebeliones primarias: la comida, el agua, un techo, los medicamentos", afirmó.

En ese sentido, Ferrante sostuvo que "en lugar de narrar la propagación de la pandemia, habría que contar de qué manera la propagación del miedo nos cambia y resta sentido a reivindicaciones elevadas, a ambiciones refinadas, en una palabra, a todo ese 'hacer' que bulle cuando el sistema económico-social-cultural se hace pasar por sólido".

Al ser consultada por qué los libros que ven el mundo con mirada femenina no interesan a los hombres, la escritora sostuvo que "con frecuencia, los hombres, incluso los muy cultos, ni siquiera intentan leer nuestros libros" y continuó: "Como usted apunta, los consideran 'para mujeres', y con esa fórmula no solo parecen proteger su virilidad de toda posible degradación, sino que nos niegan el don de la universalidad, que solo se atribuyen a sí mismos. Ellos escriben libros para hombres y mujeres; nosotras, en cambio, solo conseguimos escribir para mujeres".

Sobre qué la inspiró a escribir esta reciente novela que llega el martes a las librerías, la escritora señaló que "de niña era mentirosa", que "con frecuencia" la "castigaban" por eso y que "alrededor de los 14 años, tras muchas humillaciones", decidió "crecer y no mentir más".

"Pero poco a poco descubrí que mientras mis mentiras infantiles eran ejercicios de imaginación, los adultos, tan contrarios a los embustes, se mentían a sí mismos y mentían a los demás con naturalidad, como si la mentira fuera el instrumento fundamental para darse coherencia, para atribuirse sentido, para resistir la comparación con el prójimo, para mostrarse a los hijos como un modelo autorizado. De una parte de esta experiencia adolescente se nutren las vicisitudes de Giovanna", describió.

Esta última novela de Ferrante, publicada en noviembre de 2019 en Italia, donde recibió el elogio unánime de la crítica, está ambientada en la burguesía de Nápoles de los años 90 y narra la historia de una adolescente inquieta y curiosa que busca averiguar el secreto que esconden sus padres. (Télam)