cultura

El sector editorial reclama por exclusión del ATP y anticipa crisis profunda en la cadena del libro

Por Agencia Télam

18-11-2020 08:00

La industria editorial lanzó, a través de las principales instituciones que nuclean al sector y personalidades destacadas del ámbito, una campaña para reclamar contra la exclusión del Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP) y visibilizar la compleja situación que vive la cadena del libro, tras la profunda crisis de los últimos cinco años potenciada por la pandemia.

"Sin ATP no hay libros ni librerías" es el lema con el que la Fundación el Libro, la Cámara Argentina del Libro (CAL), la Cámara Argentina de Publicaciones (CAP),la Federación de la Industria Gráfica y Afines (FAIGA) y la Federación de Librerías, Papelerías y Afines (FALPA), entre otras instituciones, junto a autores y sellos, se manifiestan contra la decisión del Gobierno de excluirlos de ese beneficio a partir de este mes, por el cual el Estado aportaba una parte de los salarios de los trabajadores.

"La suspensión del ATP afecta a todo el sector de la industria del libro, a libreros, gráficos, distribuidores, editores y consecuentemente a los escritores porque cubría una parte importante de los salarios de los trabajadores de toda la cadena", señaló Alejandro Vaccaro, al frente de la Sociedad Argentina de Escritores.

En ese sentido, explicó que "en su mayoría se trata de entidades pymes, ya que en la Argentina hay más de 450 que están constituidas como tal, lo mismo pasa con muchas librerías, hay en todo el país unas 1200 que, salvo dos o tres cadenas, tienen una sola sucursal o a lo sumo dos. Esto hace que tengan una ecuación económica muy finita y sacarles la posibilidad de pagar a los empleados el sueldo a través de esta ayuda del gobierno los pone en crisis".

"Con respecto a las otras ayudas que ofrece el Gobierno, como tomar créditos, se están analizando; algunos reúnen los requisitos, otros no; pero son dos cosas distintas: el ATP es un subsidio, un crédito por más que sean tasas bajas en algún momento hay que devolverlo. O sea que la editorial se endeuda para pagar los salarios y eso es pan para hoy hambre para mañana porque mientras no se vislumbre un cambio sustancial en la producción y venta de libros es muy difícil que se produzca ese recupero que permita pagar esos préstamos. Por supuesto que ayuda y es bienvenido pero no es una solución integral al gran problema que atraviesa la industria del libro", indicó Vaccaro. 

Sobre el reclamo, el ministro de Cultura, Tristán Bauer, sostuvo en diálogo con Télam que "hoy se piensa en acompañar al sector desde otro lugar distinto al que generó el otorgamiento de los ATP" y aseguró que "hay toda una batería de créditos blandos a disposición del sector que está en línea con esta nueva etapa de reconstrucción".

En tanto, Carlos Morón, responsable de la librería Casa del Sol, ubicada en zona sur de la provincia de Buenos Aires, también presidente de la Red del Libro y de la Comisión el libro de la Cámara Argentina de librerías papelerías y afines, explicó que la quita de ese dinero para salarios erosiona aún más la crisis del sector, pero principalmente en la cadena de comercialización, es decir, las librerías.

"Venimos de una recesión muy fuerte durante estos últimos casi cinco años, donde la venta fue cayendo constantemente a tal punto que en estos últimos cinco años no hay un mes que haya sido mejor al año anterior. La venta está, más o menos, entre un 60 y 40% en disminución con el año pasado; en los cuales ya veníamos alrededor de un 20 o 25% del año 2015. La situación es bastante dramática", argumentó Morón.

Segun opinó, "el Gobierno hizo muy bien en prohibir los despidos porque hay que mantener las fuentes de trabajo pero también está obligando a muchas librerías a la quiebra porque no pueden pagar los sueldos y entonces se ven obligadas a cerrar. Esto está sucediendo en librerías del interior y de capital federal. Era una tendencia que se venía dando pero que se empieza a acentuar, la quita del ATP es el golpe final a todo esto"

En este sentido, el librero explicó que el Gobierno otorga ese beneficio a "aquellos que tienen facturación positiva en relación al año pasado. Esto significa entre un 40 y 50 % mas de venta" pero lo que ocurre es que "casi todas las librerías no llegan al nivel de facturación en pesos del año pasado. Si hay librerías o editoriales o gráficos que les está yendo bien seguramente no le darían el ATP por esta medida. Lo que solicitamos es que se restituya en el sector crítico: a las librerías, editoriales y gráficos". (Télam)