cultura

El escritor español Antonio Muñoz Molina ganó el Premio Médicis en Francia

Por Agencia Télam

06-11-2020 08:15

El escritor Antonio Muñoz Molina fue el ganador, en la categoría de mejor novela extranjera, del premio "Médicis Étranger", uno de los galardones literarios más prestigiosos de Europa -que se otorga cada año a la mejor obra de ficción traducida en Francia-, por su libro "Un andar solitario entre la gente".

La novela, que fue publicada por Seix Barral en España en 2018 y traducida en 2020 al francés, fue descripta por la escritora y presidenta del jurado, Marie Darrieussecq, como "una ensoñación que nos permitirá pasearnos por ciudades y en sueños durante estos tiempos de confinamiento", informó El País de España.

El Médicis es uno de los pocos premios que en Francia no han sido pospuestos este año, como sucedió con el Goncourt, el Interallié y el de la Academia Francesa, que entregarán sus respectivos galardones cuando reabran las librerías, cerradas hasta el 1 de diciembre.

Muñoz Molina pertenece a la vasta genealogía de magníficos errantes, esos escritores que recorren las ciudades, que saben describir tanto a su incesante ruido como a sus fantasmas. Su novela anterior, "Como la sombra que se va", recorre Lisboa detrás de los pasos de un fugitivo, el asesino de Martin Luther King.

"Un caminante solitario entre la multitud", su nueva obra, visita varias ciudades que le importaban: Madrid, Nueva York y París.

En un momento en el que muchas ciudades del mundo viven a cámara lenta, esta ambiciosa novela de miradas múltiples, se sumerge en el caos urbano más contemporáneo. El narrador intenta dar forma a la polifonía -incluso la cacofonía- urbana, con un montaje de frases arrancadas del torrente de palabras que tejen las ciudades (anuncios, grandes titulares de periódicos, fragmentos de conversaciones...).

Con un lenguaje poético, Antonio Muñoz Molina da vida al susurro de la ciudad contemporánea antes del confinamiento, celulares que suenan, las librerías y cafés que abren por la noche y las multitudes que se aglomeran en el subterráneo. Con también sus amenazas, como Trump gobernando desde Nueva York hasta los crímenes y ataques que marcan la noticia.

Al mismo tiempo, Muñoz Molina conversa con los fantasmas de escritores, en los lugares que han relevado. Entre los artistas convocados, Walter Benjamin ocupa un lugar singular, al igual que Charles Baudelaire, figura imprescindible para quienes quieren componer el poema de la ciudad moderna.

Pero también conoceremos, entre otros, a Edgar Allan Poe (cuyo narrador visita la casa museo un tanto siniestra), Thomas de Quincey, James Joyce o incluso Duke Ellington (Muñoz Molina es un loco por el jazz, y sin duda podríamos encontrar uno eco en la música muy particular de este libro, que explora una galaxia en movimiento de fragmentos poéticos sin abandonar nunca su ritmo nervioso y vivo).

El autor medita sobre el arte de escribir, con ligereza y profundidad: sobre la influencia de un estilo de vida sedentario o nomadismo en la escritura, sobre cómo eran las botas de Stevenson.

En la categoría francesa se premió "Le Coeur synthétique", de Chloé Delaume, y en ensayo a Karl Ove Knausgaard, por "Fin: Mi lucha", la sexta parte de su serie autobiográfica. El jurado estuvo integrado por Marianne Alphant, Michel Braudeau, Marie Darrieussecq, Dominique Fernandez, Anne F. Garréta, Patrick Grainville, Andreï Makine, Frédéric Mitterand, Pascale Roze y Alain Veinstein. (Télam)