cultura

Ante el desconcierto de la pandemia, la literatura germina en talleres virtuales y ejercicios

Por Agencia Télam

02-11-2020 04:45

Autoras y autores de las provincias argentinas están enfrentando la pandemia de coronavirus con sus herramientas de siempre: desde aquellos que publicaron más durante el aislamiento hasta quienes no pudieron escribir una sola palabra, pasando por los que mantienen diarios personales o se lanzan a ejercicios y talleres de escritura, un recorrido por la producción literaria en estos tiempos de Covid.

Para la escritora correntina Stella Maris Folguerá, la pandemia no fue un freno, sino todo lo contrario, escribió dos libros en estos meses: Un relato y una novela de ficción aunque señaló que la temática del coronavirus no la atrae aunque "presiento que lo va a tomar mucha gente", compartió.

En estos meses, Folguerá terminó "Mi hermano poeta, una revisión de la poesía de mi hermano, un relato, en el que trabajé sus poemas, mi lectura, según la circunstancias de su vida", detalló en diálogo con Télam, además de una novela sobre "un pueblo imaginario que vive en el primitivismo al que llegan un grupo de investigadores".

En Salta, el poeta, escritor, historiador, investigador, ensayista y profesor Miguel Ángel Cáceres, consideró que "los historiadores insoslayablemente vamos a recalar en algún tiempo" y recordó otras pestes "como la bubónica, la fiebre amarilla y tantas otras calamidades que han sido retratadas desde la pluma de literatos e historiadores, y es indudable que va a pasar ahora".

Desde Entre Ríos, Roberto Romani, poeta, cantautor y autor de unos 25 libros consideró que cuando se analice lo ocurrido en este 2020 se deberá pensar "todo el tiempo que hombres y mujeres perdemos en discusiones vanas y acciones despreciables", y allí la literatura "volverá a iluminar la vida y los sueños".

Rosarina por nacimiento, la narradora, poeta y dramaturga Patricia Suárez contó que escribió "cuentos apocalípticos, animales que se rebelan contra el hombre, o una obra sobre un aluvión final".

Autora de más de 40 títulos, que van desde novelas para jóvenes y adultos, cuentos y poemarios hasta obras de teatro, Suárez contó que en los talleres de escritura que coordina en Buenos Aires comprobó que sus alumnos, si bien "no escribían directo sobre la pandemia, sí escribían sobre el temor a que este sea el fin".

Por su parte, la poeta pampeana Ana María Lassalle compartió con Télam una de sus obras, "Sonidos", íntimamente vinculada a la pandemia que entre sus párrafos relata: "...un sacudir de ramas repercute mientas canta el viento; los chicos corren a bañarse y ríen, mientras tanto en silencio el Covid-19, se desliza debajo de las puertas".

La cordobesa Cristina del Valle Loza consideró que, con el tiempo, "seguramente saldrán cosas muy ricas, pero es muy difícil escribir en este momento, voy haciendo un diario, voy escribiendo frases, tenemos que tratar de que no nos coma el pasado, prefiero este presente con todo lo que significa. No se vuelve para atrás", se extendió.

Loza es coordinadora del taller de escritura "El Club de la cicatriz", el cual a pocas semanas de comenzar la pandemia adaptó a las nuevas tecnologías, para poder dictarlo de manera virtual, "acá no ves los ojos, como respira la persona", contó sobre la experiencia on-line, y agregó que se dicta en un grupo de Whatsapp y contesta por mail, "terminó siendo una conversación, que va a y que viene, es como tocar almas", completó.

En Ushuaia, el escritor Carlos Zampatti admitió que la pandemia también constituye un disparador temático en sí mismo: "Le he dado vueltas al asunto y creo que podría escribir sobre el tema. Tal vez un cuento, algo corto; no quizás una novela, aunque necesito tomar distancia del momento. No puedo escribir en medio de la batalla. Soy un mal corresponsal de guerra", afirmó mientras está abocado "a la aventura de terminar mi última novela", dijo a Télam.

Desde Neuquén, el periodista y poeta Gerardo Burton contó a esta agencia: "Quienes escribimos en Patagonia mantuvimos las redes de contacto a través de las plataformas virtuales. No es lo mismo, que lo digan los músicos y los actores. Pero el contacto sigue. En Aluminé, por ejemplo, la biblioteca popular Juan Benigar, convocó a escritores y escritoras de todas las edades y en todos los géneros para hablar sobre la pandemia. Participaron más de cuarenta personas y el libro está en proceso de edición. Esa es una respuesta".

Por su parte y desde Río Negro, el escritor de Valcheta Jorge Castañeda contó que, en su caso, el paislamiento fue favorable: "Me permitió trabajar más en mis textos y profundizar, saqué varias notas respecto de los barbijos, la Covid-19, el origen de las palabra coronavirus, aunque estamos cansados del aislamiento y todo eso se traduce en lo que escribimos".

En Mendoza, el periodista y escritor, Facundo García, en diálogo con Télam, opinó que "en algún momento nos van a preguntar sobre esto, y vamos a tener que contar, no solamente que hicimos sino quién hizo qué cosa y ahí vamos a poder parar y hacer balances y seguramente va ser de manera nueva porque también rompió la manera de hablar, hoy decimos clúster, megacontagiador, aglomerado, todo esto no existía". (Télam)