buenos-aires

Malestar con Vidal y Sarquís por autorizar el uso indiscriminado de agrotóxicos

Crece el repudio luego de que el gobierno de la provincia de Buenos Aires habilitó fumigaciones aéreas y terrestres con agrotóxicos sin restricción.

Por Redaccion GLP

08-01-2019 09:25

A partir del 1° de enero entró en vigencia una reglamentación del gobierno provincial que autoriza a realizar fumigaciones aéreas y terrestres con agrotóxicos sin restricción en territorio bonaerense.

El actual ministro de Agroindustria bonaerense y ex gerente de la multinacional Monsanto, Leonardo Sarquís, aprobó la resolución N° 246-MAGP-18 el 17 de octubre de 2018.

En su Artículo 1°, la resolución publicada en el Boletín Oficial N° 28422 de la Provincia el 17 de diciembre de 2018, establece que “a partir del 1 de enero de 2019 los lotes contiguos al área urbana, zona residencial extraurbana, área de población dispersa, márgenes de cursos o cuerpos de agua, zonas de bombeo, establecimientos educativos, áreas de esparcimiento y reservas naturales comprenderán la zona de amortiguamiento”.

Muchas fueron las voces que expresaron su repudio a esta resolución. Entre ellas, la del especialista farmacéutico y técnico químico, Carlos Vicente, quien advirtió que “es sencillamente una continuidad de aquella propuesta que presentaron hace unos meses a nivel nacional, acerca de “la implementación de supuestas ‘buenas prácticas agrícolas’”.

"Allí fue donde comenzó este circo que tiene que ver con dejar de asumir a los agrotóxicos como veneno, para suponer que con ‘buenas prácticas agrícolas’ está resuelto todo el problema que estos venenos generan", dijo ante Revista Cítrica.

En tanto que insistió: "habría que centralizar es que los agrotóxicos son venenos, son biocidas, son sustancias que enferman a la gente. Y se debería decir que es sencillamente imposible que haya ‘buenas prácticas agrícolas’ que permitan un uso adecuado de los mismos".

"Ahí es donde se cae este discurso de las ‘buenas prácticas agrícolas’, porque -por mejores prácticas agrícolas que haya, en un país donde se aplican 450 millones de litros de agrotóxicos por año- el nivel de exposición del suelo, del agua, del aire, de las nubes -en las que ya se ha comprobado que llueven pesticidas- y, por supuesto, en la salud de los animales, de las plantas y las personas, el efecto venenoso es absolutamente inevitable", agregó Vicente.

Para más información, visite INICIO.