argentina

Rechazan un pedido de Garfunkel para suspender su juicio oral

Es a cambio de tareas comunitarias. Los detalles en la nota.

Por Redaccion GLP

11-12-2018 09:11

La Justicia rechazó un pedido del empresario Matías Garfunkel para que se suspenda un juicio oral en su contra por contrabando a cambio de realizar tareas comunitarias en Estados Unidos, donde reside en la actualidad.

La decisión fue de la jueza Karina Perilli, del Tribunal Oral en lo Penal Económico 1, quien resolvió que Garfunkel deberá ser juzgado en Argentina al considerar insuficiente la oferta que hizo su defensa para obtener la "probation", la suspensión de juicio a cambio de tareas comunitarias, según el fallo al que accedió Télam.

También se habían opuesto a ese beneficio la fiscalía, la AFIP y un ex abogado de Garfunkel, Adolfo Verra, que actúan como querellantes.

La jueza Perilli rechazó concederle la suspensión del juicio a prueba en base a que la pena prevista para los delitos de contrabando y peculado en caso de condena en un juicio oral podría ser de cumplimiento efectivo

Garfunkel fue procesado por quebrantar sus deberes como "depositario judicial" de una escultura “Deux Tapirs face to face” perteneciente al orfebre Rembrandt Bugatti, cómoda “Emile – Jacques Ruhlmann” y cuadro “The Painted Bridge” de Sir William Russel Flint; que estaban bajo su custodia a la espera de que se resolviera si eran afectados o no al pago de honorarios que reclamaba judicialmente su ex letrado.

Pero el ex dueño del Grupo 23 y del diario "Tiempo Argentino" sacó esas obras de arte del país "sin documentar la exportación ante el órgano correspondiente, eludiendo el debido control aduanero" y las vendió.

Al presentarse al Tribunal para pedir la "probation", la defensa del empresario sostuvo que vendió las obras requeridas (valuadas en más de un millón de dólares) por lo cual no puede devolverlas y ofreció tareas comunitarias en el país donde vive, en una institución sin fines de lucro llamada "Aleph" que asiste a jóvenes "de poblaciones específicas".

Ademas ofreció una reparación económica de 237.484,80 pesos por el delito aduanero o donarlo a una entidad de bien público.

La defensa sostuvo que vendió lo reclamado por un total de 310.000 dólares en Estados Unidos.

La jueza Perilli rechazó concederle la suspensión del juicio a prueba en base a que la pena prevista para los delitos de contrabando y peculado en caso de condena en un juicio oral podría ser de cumplimiento efectivo y además al considerar la "magnitud" del perjuicio ocasionado al erario público, al dar la razón a los argumentos del fiscal Marcelo Agüero Vera.

Para más información, visite INICIO.