argentina

Otro testigo declaró que se sintió intimidado por la gestión de Iguacel

Los detalles.

Por Agencia Télam

03-11-2020 03:18

Un empleado de la delegación Santa Cruz de Vialidad Nacional sostuvo hoy que se sintió "intimidado" por la gestión de Cambiemos que asumió en 2015, recordó la llegada del extitular del organismo Javier Iguacel en patrullero y sostuvo que todas las obras que estaban en marcha quedaron "paralizadas".

Al declarar como testigo ante el Tribunal Oral Federal 2 que lleva adelante el juicio por presuntos delitos con la obra pública nacional en Santa Cruz, entre 2003 y 2015, el empleado David Baamondes descartó además que pudiera haber sobreprecios en la redeterminación de costos de obra. "En 2015 cuando se presentó la gestión nueva, no me la olvido porque fue algo muy atípico", recordó y rompió en llanto, al aludir a su temor a perder el trabajo y la forma en que se presentaron las nuevas autoridades del organismo.

"Esa mañana (la del 30 de diciembre de 2015) llegaron en un patrullero, todavía no estaban en funciones, no estaban hechas las resoluciones", refirió sobre el arribo de Iguacel a la sede del distrito 23 de Vialidad Nacional en Río Gallegos. A Mauricio Collareda, responsable de la Delegación hasta el cambio de Gobierno, "lo destituyeron ahí. Fuimos el primer distrito al que vinieron y nos llamó la atención".

Iguacel "dijo que iban a cambiar las cosas, que no se iban a hacer más las cosas mal", recordó el testigo sobre la visita del funcionario que trató a "todos de delincuentes". La semana pasada, otra testigo, la actual diputada provincial Laura Hindie y exjefa del servicio jurídico del distrito también dijo que se sintió intimidada, cuando le exigieron firmar un dictamen que aconsejaba anular una mediación en el Ministerio de Trabajo por un conflicto salarial de las empresas del detenido Lázaro Báez.

Podés ver:

METEORITOS REVELAN LA EDAD DEL AGUA EN MARTE

Baamondes respondió que "sí" cuando el defensor de Báez, Juan Villanueva le preguntó si se sintió "intimidado". "Fueron cuatro años duros, que llegue Navidad y no saber si vas a tener trabajo, ya vieron cómo me puse", dijo en relación a su llanto de minutos antes, cuando tuvo que interrumpir brevemente la declaración por videoconferencia desde el Tribunal Oral de Río Gallegos.

Iguacel "paralizó todas las obras, había obras en ejecución en 2015 y faltaba que se terminen, vino la nueva gestión, pararon todo y quedó todo en la nada".

Sobre los costos de las obras y las acusaciones por sobreprecios, el testigo dijo que "era imposible inflar los precios". "Había un sistema informático de gestión de obra y nos basábamos en el informe del Indec para la readecuación de precios y a veces eran menores al valor real, uno sabía eso. A contratistas se les pagó mucho menos en algunos casos", agregó.

"Nunca hubo un precio puesto a mano por poner, o sobreprecio, se trabaja todo sobre números del Indec y se readecuaba por la inflación", dijo. También negó que se le haya pedido realizar "alguna gestión o algo que beneficiase a alguna empres en particular".

El juicio se sigue a la expresidenta Cristina Kirchner, al exministro de Planificación Federal Julio De Vido, al exsecretario de Obras Públicas José López, al exdirector de Vialidad Nacional Nelson Periotti y a Báez, entre otros.

Todos están acusados por el presunto direccionamiento de la obra pública nacional en Santa Cruz a favor de "Austral Construcciones" y otras empresas vinculadas a Báez, entre otras irregularidades. (Télam)