argentina

Fernández: “La sociedad ha ido abandonando poco a poco el problema carcelario”

Así lo manifestó el presidente de la Nación al inaugurar junto al gobernador Axel Kicillof, obras en tres cárceles bonaerenses. Las imágenes del acto en la nota.

Por Redaccion GLP

07-08-2020 02:38

El presidente de la Nación, Alberto Fernández, y el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, encabezaron la inauguración de 364 nuevas plazas y otras obras en tres cárceles del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB), ubicadas en Florencio Varela, Magdalena y San Martín. El acto se realizó por videconferencia y también participó el ministro de Justicia y Derechos Humanos, Julio Alak. La inauguración forma parte del “Plan de Infraestructura Penitenciaria” en el marco del programa “Más trabajo, menos reincidencia”.

En ese marco, se inauguraron también salones de usos múltiples y espacios comunes como talleres y aulas. Los tres penales forman parte de la construcción de 15 Hospitales Penitenciarios en complejos ubicados en 12 distritos de la provincia de Buenos Aires, con una capacidad de 390 camas de internación, en el marco de la pandemia por coronavirus.

Al tomar la palabra, el jefe de Estado señaló que “ahora, nosotros somos el Estado, y somos seres libres, y aun cuando por decisión social hemos dispuesto que quien delinque merezca una pena como el encierro en una cárcel, también le atribuimos a ese encierro ciertos límites éticos. El encierro es realmente una penuria muy grande para quien lo padece y no puede haber más penuria que esa. La Constitución, por ejemplo, prohíbe que haya junto a estas penas de encierro, lo que llaman penas aflictivas que dañan en exceso a la persona condenada”.

“Por fines de 2018, los Tribunales Superiores de la Provincia de Buenos Aires declararon la catástrofe humanitaria en el sistema carcelario de Provincia. Eso que pasó en Buenos Aires pasa en muchos lugares del país. Eso es producto de que por distintos motivos, la sociedad ha ido abandonando poco a poco el problema carcelario”, añadió a la vez que resaltó que “no podemos seguir mirando impávidos las condiciones de hacinamiento en que están hoy las cárceles argentinas”.

Además, el presidente explicó que “lo que necesitamos es que quien esté allí soportando el castigo del encierro, tenga la posibilidad de prepararse para el día de mañana, para el día en que vuelva a estar libre. Para que tenga esa posibilidad necesitamos dos cosas: que el encierro no se convierta en un hacinamiento tal que lo animalice (si me permiten el término) lo embrutezca, lo vuelva más violento; y que también se capacite para encontrar un futuro”. “Si nosotros en las cárceles ponemos más camas, más distanciamiento entre los condenados y le damos la posibilidad de aprender, estudiar, prepararse para el día de mañana, estaremos dando mejores condiciones sociales para el futuro. Y nosotros necesitamos construir cárceles porque si el delito crece más gente será condenada”, agregó.

“No queremos que quien delinque no cumpla el castigo que merece, lo que queremos es que ese castigo tenga condiciones humanitarias que el mundo reclama y que la sociedad moderna reclama. Que el castigo no se convierta en algo tremebundo, impiadoso, indecente, como puede ser dejar en el olvido y en el hacinamiento a quien infringió la ley. Básicamente porque tenemos ética. La ética social que tenemos. Y nosotros no somos, no tenemos, la misma condición ética de quien por la causa que fuere ha delinquido”, remarcó.

Podés ver:

EX JUGADOR DE GIMNASIA DE LA PLATA FUE DETENIDO POR JUEGO CLANDESTINO

Por otro lado, el jefe de Estado indicó: “Queremos que el delito, cuando ocurre, sea castigado y que cuando la sentencia condenatoria llega, el que cumpla esa condena la cumpla en condiciones de dignidad, sabiendo que tan solo el encierro y la pérdida de la libertad es una pérdida inmensa para cualquier ser humano”, sostuvo. “Hacen falta muchas otras cosas más. Hace falta mejorar mucho los servicios penitenciarios, el federal y de las provincias, y que incorporen esta lógica en la lógica de los servicios penitenciarios. Y hagan lo necesario, no lo que esté a su alcance, lo necesario, lo que debían hacer, para que las cárceles no se conviertan en mercados negros, en lugares donde las condiciones de vida se degradan y no sean tolerantes con esas cosas”.

“Así que hoy celebro que hayamos dado este paso, que es uno de todos los pasos que debemos dar para como decía Righi el gobierno pueda decir nosotros mejoraremos el sistema carcelario para que los que están allí el día que recuperaron su libertad vuelvan a ser partes integrantes de una sociedad y lo estamos haciendo”, completó