agropecuario

Finaliza siembra de trigo con casi 400 mil hectáreas en el centro y norte de Santa Fe

Por Agencia Télam

18-07-2019 03:00

La siembra de trigo concluyó esta semana en el centro y norte de Santa Fe con una superficie sembrada de 378.000 hectáreas, es decir 5% más que en la campaña anterior, con plantas de buen desarrollo y buen poder germinativo.

De acuerdo con el informe semanal que elaboran el Ministerio de la Producción provincial y la Bolsa de Comercio de Santa Fe, los productores cumplieron y luego superaron las estimaciones de siembra, con variedades de ciclo corto.

El final de la siembra estuvo favorecido por las condiciones ambientales al igual que en todo el proceso, con óptima disponibilidad de agua útil en la cama de siembra, con algún exceso en los comienzos pero con resolución de esos problemas.

Hasta ahora "la germinación se desarrolló sin problemas, evidenciando un muy buen rendimiento de los materiales utilizados", y con un "incremento en la aplicación de fertilizantes nitrogenados post-emergentes", añadió el reporte.

El informe señaló además el fin de ciclo del cultivo de algodón para la campaña 2018/2019, considerada como "muy compleja" y con importantes impactos en el rendimiento de los lotes.

En total hubo una superficie sembrada de 50.820 hectáreas y una superficie cosechada de 27.658 hectáreas, con un rendimiento promedio de 1.825 kilogramos por hectárea y una producción de 49.408 toneladas.

El trabajo indicó que "hubo una buena intención de siembra; un buen crecimiento y desarrollo en el comienzo; pero que los excesos de precipitaciones afectaron la última etapa de siembra".

Además, apuntó que "los excesos hídricos sobre el final de la floración y maduración, particularmente en la zona Oeste, impactaron mayormente con pérdidas en la producción".

El informe dio cuenta del final del ciclo del sorgo granífero, que tuvo una superficie sembrada de 61.000 hectáreas, una cosechada para grano comercial de 52.200 hectáreas, un rendimiento promedio de 46,5 quintales por hectárea y una producción de 242.730 toneladas.

Además, la producción cosechada para autoconsumo, es decir como alimento de animales, fue de 8.500 hectáreas, y la superficie afectada por eventos climáticos ascendió a 300 hectáreas.

La superficie sembrada fue levemente menor a la campaña anterior y el crecimiento, desarrollo y finalización del ciclo se concretó bajo escenarios cambiantes y heterogéneos en cuanto a las condiciones climáticas.

"A pesar de ello se obtuvo un incremento de 8,5 quintales por hectárea en el rendimiento promedio final del área, en comparación con la campaña pasada", añadió el informe. (Télam)