En esta primera entrega de una extensa nota con Grupo La Provincia, el ministro bonaerense de Desarrollo Agrario, Javier Rodríguez, se refirió a las medidas impulsadas en el primer año de gestión con el objetivo de reactivar el sector productivo, como líneas de crédito para la siembra, y un plan tendiente a elevar de la media los indicadores de la ganadería.

Destacó que “la campaña de fina mostró un incremento en la superficie” y que “en el mercado mundial y local se encuentra una demanda sostenida” de granos gruesos. Observó que “las perspectivas económicas son buenas”, y consideró que “la producción va a estar en niveles similares a los del año pasado”.

¿Qué evaluación hace de este primer año de gestión?

Es un año muy particular, signado sin ninguna duda la mayor parte del mismo por la pandemia. En el ministerio de Desarrollo Agrario nuestra primera evaluación es que la pandemia no nos frenó, pudimos implementar un conjunto de medidas, de acciones muy importantes, vinculadas al desarrollo y al impulso del sector y de toda la provincia de Buenos Aires.

El contexto de pandemia trajo un conjunto de situaciones y características diferentes a las que uno se hubiera imaginado tal vez al principio de la gestión, pero este era un ministerio que prácticamente no tenía líneas específicas de trabajo, líneas propias de trabajo, y en un año pudimos construir un conjunto de acciones, de políticas y de medidas, que para nosotros por supuesto son sumamente interesantes, y muestran también en perspectiva de acá hacia adelante, un enorme potencial.

¿Cómo viene la cosecha fina?

Estamos viendo que este año va a ser buena, arrancamos con un aumento de la superficie, y eso también vale la pena señalarlo, porque en este contexto de pandemia hubo un esfuerzo muy fuerte, tanto de los productores como desde el gobierno para garantizar que se pudiera seguir produciendo, que no hubiera ningún tipo de inconveniente en el tránsito, que estuvieran todos los permisos, y eso se evidenció en que este año, la campaña de fina incluso mostró un ligero incremento en la superficie.

Eso para nosotros, en un año tan complicado como este, es un signo sumamente positivo; ahora, las condiciones climáticas son las que terminan definiendo un poco cómo va a evolucionar el volumen total de la producción.

Vemos que de manera generalizada, estilizada, en la parte sur de la provincia las condiciones han sido buenas, y se esperan rendimientos buenos. En la zona norte hubo situaciones más variadas con rendimientos más bajos, pero entendemos que en el global de la provincia, la producción va a estar en niveles similares a los del año pasado.

“Hubo un esfuerzo muy fuerte para garantizar que se pudiera seguir produciendo”

¿Qué previsiones hay de cómo viene la situación climática y económica, para la siembra de granos gruesos?

Las perspectivas económicas son buenas. Hay un elemento que también es clave y merece señalarse cuando hablamos de la campaña de fina, y es que en concreto, volvió el crédito para la producción, algo que era prácticamente vedado para cualquier productor, porque hace poco más de un año, si quería sacar un crédito, le hablaban de una tasa de interés en pesos del 80 o hasta el 100 por ciento como si nada.

Y si uno tiene que sacar un crédito al 100 por ciento en pesos, prácticamente no hay proyecto productivo que tenga tal rentabilidad. Por eso, pasamos de una situación donde el crédito estaba sumamente restringido, a una situación como el actual, donde la producción tiene tasas de interés que son menores que la inflación pasada, la perspectiva de inflación, es decir que en términos reales, termina siendo negativo, y eso es uno de los elementos claves a la hora de definir la próxima inversión y cuánto producir el año siguiente.

Otro elemento fundamental son los precios, que se han mantenido en niveles importantes, incluso hoy se encuentran ligeramente por encima de los preexistentes antes de la pandemia.

Javier Rodríguez, ministro bonaerense de Desarrollo Agrario

En el mercado mundial y local se encuentra una demanda sostenida que permite que los precios se mantengan en niveles interesantes, esas son algunas de las principales variables que muestran que las perspectivas económicas son buenas.

Respecto a esos créditos que usted menciona que antes eran inaccesibles, ¿se refiere a pequeños y medianos productores, o también a pooles de siembra?

Era una restricción para todos, tal vez alguna gran empresa que se financiaba afuera, pero el problema de financiarse afuera era que se financiaba en dólares, entonces prácticamente para todo tipo de empresa el financiamiento se modificó sustancialmente.

Específicamente el sector agropecuario, hablando de líneas como A Toda Máquina o la tarjeta Procampo, que este año sumó más de 23 mil millones de pesos, sólo el Banco Provincia, pero por supuesto que en otros bancos también se ha dado crédito de manera masiva.

Si sumamos otras líneas más generales, estamos hablando de más de 60 mil millones de pesos volcados a la producción, por lo tanto está claro que hay un esfuerzo muy grande de la provincia de Buenos Aires tendiente a incentivar la producción, que nosotros también complementamos con otras líneas de financiamiento, otras fuentes y medidas específicas.

Lo otro que es importante señalar es que el sector público tiene mucho para hacer, para ayudar a mejorar los índices de productividad, y nosotros estamos por ejemplo en un plan precisamente con ese objetivo, en toda la producción ganadera, que sabemos que lleva su tiempo y no es algo que se cambie de un día para el otro, pero estamos convencidos también de que es el camino que hay que emprender.

“Volvió el crédito para la producción, algo que era prácticamente vedado para cualquier productor”

¿Cuál es el plan para incentivar la producción ganadera?

Tenemos el plan de prevención de venéreas, que esencialmente parte de un diagnóstico que es conocido en el sector, que aproximadamente la mitad de los productores no hacen un análisis de prevención de venéreas, eso tiene un impacto muy fuerte en la sanidad de los rodeos y también en la productividad.

Los indicadores de productividad en ese sentido, son en términos mundiales indicadores que se encuentran en niveles medios, cuando la verdad es que por las características de la provincia, por la historia y las capacidades, tendríamos que estar en niveles superiores.

Nosotros generamos unas campañas de difusión, jornadas de capacitación mayoritariamente virtual, incentivos para que los productores hagan estos testeos, porque hoy en laboratorios oficiales eso es gratuito, y estamos generando un conjunto de medidas tendientes a difundir esta práctica en todos los productores de la provincia de Buenos Aires