En su rol de presidente de la Coalición Cívica de la Provincia, el senador Andrés De Leo se reunión con el candidato a intendente de Juntos por el Cambio de Roque Pérez, Juan Cravero. En dicho distrito, con treinta y tres mesas escrutadas de un total de treinta y cinco, la diferencia oficial es para el propio Cravero, sobre el actual intendente del Frente de Todos, Juan Carlos Gasparini por sólo ocho votos.

A pesar de esto -faltando dos mesas por escrutar- el actual jefe comunal se autoproclama ganador, atendiendo a sus propias estadísticas, por nueve votos. El propio Cravero afirma que tiene datos que lo dan ganador.

Por lo pronto, De Leo respaldó el pedido de Cravero de “revisar todas las urnas nuevamente, atendiendo a que la exigua diferencia amerita un nuevo control, porque un mínimo error define la elección. Nosotros tenemos datos que nos dan ganadores”.

“Ante las irregularidades denunciadas y la incertidumbre que se ha generado en el distrito donde los vecinos desconocen quien es el intendente electo, lo mejor sería que la Junta Electoral de la provincia de Buenos Aires proceda a la apertura de todas las urnas y hacer el recuento voto a voto para despejar todas las dudas generadas y de esa forma respetar la voluntad popular”, agregó.

En el mismo sentido, el legislador bahiense expresó que “por el contrario, si no se accede a la apertura, el futuro intendente, sea nuestro candidato o el del Frente de Todos, asumirá con cuestionamientos a su legitimidad que no le harán bien al Intendente electo ni a los roqueperenzes”.