Escuchá la entrevista exclusiva de GRUPOLAPROVINCIA.COM con José Luis Salomón.

Your browser doesn’t support HTML5 audio

José Luis Salomón

El triunfo de la lista de Juntos a nivel local es en parte un respaldo de la ciudad a la gestión municipal. ¿Usted lo ve así? ¿Esperaba una diferencia tan amplia con la lista del Frente de Todos?

Para nosotros siempre las elecciones intermedias son un respaldo o no, justamente. Más allá de eso uno trata de elegir los mejores candidatos como para enfrentar ese desafío intermedio.

Pero generalmente la sociedad, la gente, elige ese medio término para expresarse y manifestarse en cuanto al rumbo que uno puede estar dándole a la gestión.

Click to enlarge
A fallback.

El respaldo a la gestión fue muy bueno.

Creo que el respaldo a la gestión fue muy bueno, competíamos contra un candidato que compitió conmigo para intendente y que además ya se propone como intendente para el 2023 por parte del Frente de Todos.

Y nuestra candidata que encabezaba la lista es una muy buena candidata, que viene de la docencia, no viene de la política, y fue inspectora regional, distrital, realmente ha tenido mucho prestigio en materia educativa.

Para nosotros fue un desafío importante la campaña, no es que la consideramos ganada de entrada. Todo lo contrario. Sabíamos que teníamos que hacer una muy buena gestión, que la gestión no se transforma de un día para el otro.

Uno para llegar a una elección tiene que trabajar los dos años anteriores, lo que se hace en un mes es la campaña pero si la gestión no funcionó bien durante dos años es muy difícil revertir un resultado.

Este respaldo ahora nos obliga, con mucha humildad, a tomar responsabilidad por lo que viene. Tenemos sí o sí por delante un desafío enorme. Son dos años que nos quedan de gestión de la intendencia donde realmente tenemos que lograr la mayor cantidad de beneficios posibles para nuestro pueblo.

¿Esperaban esa diferencia? ¿Lo percibían en la calle cuando hablaban con los vecinos?

Nosotros tuvimos una actividad muy intensa con reuniones con los vecinos. Todos los días, inclusive los sábados, teníamos reuniones en casas de familia, donde nos juntamos con 15 o 20 personas, reuniones de 3 o 4 horas, y percibíamos una buena vibra en ese sentido. Si te soy sincero sí, percibíamos que podíamos andar bien o muy bien pero las elecciones muchas veces son realmente un misterio.

Percibíamos que podíamos andar bien pero las elecciones muchas veces son realmente un misterio.

Uno cree que por hacer obras alcanza, y a veces hiciste la obra más grande de tu vida y no te fue bien, y el problema está en las relaciones humanas, en la atención de los servicios, en la dedicación. Hay un montón de cuestiones que la gente evalúa cuando vota, no es como antes que por el corazón que tenía, por la herencia, no… hoy la gente decide y cambia el voto ante cualquier circunstancia.

He hablado con varios intendentes oficialistas en su pueblo que les ha tocado perder, y lamentablemente hicieron obras, hicieron todo, y sin embargo les tocó perder como intendentes oficialistas del lugar.

En el caso nuestro, los Gobiernos provincial y nacional no son del mismo color político, sin embargo pudimos hacer obras, pudimos trabajar, pero tuvimos desafíos grandes. Yo creo que la pandemia fue un desafío muy grande para los intendentes, no cabe la menor duda que fue tremendamente complejo.

Teníamos la presión de la salud por un lado, que casi te obligaba a cerrar todo, y tenía por otro lado la presión propia de la actividad comercial, que te pedían abrir porque no se podía vivir.

Ese equilibrio de año y medio fue duro; después tuvimos un tornado, el 8 de agosto tuvimos un tornado muy grande que nos dejó muy complicados a todos, con más de 300 voladuras de techos y unos 120 a 130 productores agropecuarios muy complicados con pérdidas millonarias.

Ese tornado fue difícil de afrontar también. Tuvimos que afrontarlo desde el municipio pero también con ayuda provincial y nacional.

Esas cosas puntuales son muchas veces las que también se evalúan cómo diste respuesta, con qué inmediatez.

Nosotros a los productores agropecuarios no les podemos resolver los 600 millones de pesos de pérdida que tuvieron. Pero sí estuvimos al lado de ellos, tratando de acompañarlos.

Sin embargo, creo que lo que más evaluó la comunidad a la hora de votar fue que es una gestión que se preocupa, que es activa, que es intensa, que se apasiona por modificar y tratar de tener una ciudad lo más dinámica posible y con mayor oportunidades para todos.

Estamos trabajando con el tema de la Universidad para Saladillo. Está dentro de las cinco universidades que se van a crear en el país, una de ellas es la Universidad Nacional de Saladillo.

Creo que todo eso estuvo puesto en juego. Todo eso forma parte del trabajo que tuvimos que llevar adelante en la campaña y durante todos los años de gestión.

¿Imagina o percibe a una UCR protagonista para el año 2023?

Yo creo que ya lo es. Eso no quiere decir que podamos ser conductores de una gestión, para eso hay todavía una distancia para recorrer. Pero yo creo que el radicalismo es protagonista ya hoy. No cabe la menor duda cuando uno mira cómo quedó el mapa de la provincia de Buenos Aires y del país…

Todos tenemos claro, Coalición Cívica, Peronismo Republicano, Pro y Radicalismo, que si no vamos juntos solos no podemos.

El tema es cómo lograr que esta coalición, este acuerdo, funcione sin destrozarnos y tratando de que cada uno tenga su protagonismo, su liderazgo y de ese liderazgo seguramente va a salir el próximo candidato a presidente y el próximo o próxima candidata a gobernadora. El tiempo lo dirá.

El radicalismo es protagonista. Hoy ya lo es. De ahí a que pueda llegar a ser gobierno, encabezando un gobierno nacional y provincial, hay muchas circunstancias por delante.

Y va a depender también del propio radicalismo de hacer las cosas como las tiene que hacer y preparar equipos de gobierno.

Maxi Abad es un muy buen presidente del comité y está trabajando en ese sentido y está encomendando ya gente que vaya conformando equipos de gobierno.

Una cosa es ganar las elecciones y otra cosa es gobernar. Son dos cosas distintas. Y a veces los fracasos que hemos tenido en la Argentina tienen que ver porque no nos preparamos para gobernar pero sí para ganar una elección. Ganar una elección es un día y gobernar hay que gobernar cuatro años.

Los procesos de transformación que la Argentina necesita, que la provincia necesita y que cada uno de los municipios necesitamos son a veces problemas estructurales, muy fuertes, muy complejos, y no se resuelven con buenas voluntades y con intenciones. Hay que estudiar cuáles son las mejores formas de hacerlo y lograrlo y eso es uno de los grandes desafíos que se imponen aquellos que quieren gobernar a partir del 2023.

Está claro que hoy la ciudadanía te elige y te puede cambiar el voto a los pocos meses que te eligió, entonces me parece que todos entienden el mensaje del voto.

-