Escuchá la entrevista exclusiva de GRUPOLAPROVINCIA.COM con el senador bonaerense David Hirtz.

Your browser doesn’t support HTML5 audio

Senador David Hirtz

¿Cuál es la clave para entender este hecho que está sucediendo en el seno del Gobierno?

Yo creo que hay claramente una ruptura de la relación que los distintos factores del poder que forman el Gobierno han tenido a partir del resultado electoral. Muchas veces hemos dicho, y hablando con los justicialistas ellos mismos han reconocido, que nosotros formamos parte de un espacio político multipartidario, donde somos cuatro o cinco partidos y a veces tenemos que discutir, y hemos tenido PASO y hemos resuelto los armados.

En el peronismo, si bien hay una foto de unidad permanente porque se incorporó Massa que había estado por afuera, pero conviven evidentemente no distintos partidos pero sí pensamientos, formas de actuar, formas de delinear las políticas de gobierno muy distintas unas de otras.

Hay claramente una presión muy fuerte del sector más duro del kirchnerismo, de la Cámpora, de la Vicepresidenta.

Y bueno, en la medida en que la gestión viene realizándose, esta unidad, aunque con algunos ruidos como venía ocurriendo, se pudo sostener, y me parece que el resultado electoral hizo que de esas tensiones que venían de alguna forma expresándose ahora tomaran este estado público.

Hay claramente una presión muy fuerte del sector más duro del kirchnerismo, de la Cámpora, de la Vicepresidenta, en línea a haber pedido cambios y en la medida que el Presidente no parecía dispuesto a avanzar en esos cambios ha forzado esta situación de crisis con la renuncia de todos los ministros que le responden, al menos.

Lo cual es muy preocupante porque el país está en una situación compleja, el Gobierno está en un debate interno que no sabemos cómo va a terminar y tiene todavía una elección parlamentaria por delante y dos años de gestión de gobierno. Ojalá prime la cordura y el Presidente asuma el rol que tiene que tener y se haga cargo de la tarea.

Fueron un golpe muy duro las PASO porque el Gobierno ha perdido en provincias que antes ganaba con comodidad.

Vamos a ser honestos. Todos suponíamos que iba a haber un voto, no sé si un voto castigo, pero un voto de la sociedad que iba a opinar por distintas por razones. Algunos por la economía, otros por la pandemia, otros por el Olivos gate, por múltiples causas iba a haber gente que se iba a expresar contra el Gobierno. Pero creo que nadie, ni oficialismo ni oposición, midió la magnitud de la respuesta que la sociedad le dio al Gobierno.

Tampoco las encuestas mostraban eso, ni siquiera el día de la elección. Es público que muchos medios de comunicación y el propio oficialismo, en las primeras horas posteriores al cierre del comicio, festejaban la posibilidad de un triunfo, concretamente en la provincia de Buenos Aires.

Así que nadie acertó con esta respuesta de la gente por tan distintas causas, pero me parece que centralmente por una razón de tipo económico. La sociedad viene en esto sufriendo muchísimo, le ha dado este revés que el Gobierno tiene que afrontarlo serenándose y tomando las medidas que crea que son correctivas.

Algunos opinan que tiene que profundizar el rumbo de lo que venía realizando, cuando en realidad me parece que lo que se castigó es el rumbo precisamente. Así que, será el análisis que tiene que hacer el Gobierno, ¿no?

¿Cómo analiza la elección que hizo Juntos en la Sexta Sección Electoral?

Bueno, mirá, es una réplica del resto, lo que comentaba recién. Nosotros teníamos buenas expectativas en la Sexta Sección Electoral porque yo recorrí la inmensa mayoría de los distritos y veíamos un acompañamiento, un radicalismo movilizado, con buenos candidatos en muchos lugares y un acompañamiento creciente a la figura de Manes que fue de menor a mayor.

Pero también nos sorprendió el resultado, voy a ser sincero. Haber ganado en todos los distritos menos Monte Hermoso, distritos muchos de ellos donde el peronismo es gobierno no solamente ahora sino desde hace unos cuantos años, y en algunos casos por diferencias importantes y además imponiéndose en la interna Manes-Santilli con nuestro candidato. Así que, ha sido para nosotros una gran elección y por supuesto una gran alegría porque formaba parte de nuestra propuesta electoral.

¿Qué le queda a la coalición de cara a noviembre? ¿En qué temas hay que trabajar? ¿Cuáles propuestas profundizar?

Creo que hay una responsabilidad doble para Juntos. La primera responsabilidad es trabajar juntos, como el nombre lo dice, unidos, con responsabilidad para conservar el caudal de votos que nos acompañó hace pocos días atrás y volver a replicar esa elección.

Tenemos la tarea de ofrecerle a la sociedad ideas, proyectos y cuestiones alternativas de posible aplicación rápida.

Pero también y al mismo tiempo, creo que tenemos una tarea que darnos que es ofrecerle inmediatamente a la sociedad ideas, proyectos y cuestiones alternativas de posible aplicación rápida; de abrir un diálogo con el gobierno, de sentarse a hacer propuestas.

No alcanza con modificar los esquemas parlamentarios para tener mejor control, para tener la posibilidad de discutir más cercanamente las medidas que se van a adoptar, porque acá hay un sector de la sociedad muy grande que está pasándola muy mal, no puede esperar dos años la posibilidad de que venga un cambio de gobierno y un cambio de rumbo.

Hay que trabajar rápidamente sobre eso, y si bien la principal responsabilidad la tiene la gestión de Gobierno, que tiene dos años por delante, me parece que también este resultado electoral nos traslada a nosotros una responsabilidad en esa línea de empezar a pensar en medidas inmediatas que le den cierta previsibilidad y tranquilidad a la sociedad.