Mirá la entrevista exclusiva de GRUPOLAPROVINCIA.COM con Víctor Aiola.

Me imagino que está conforme con el resultado de las PASO de Juntos en Chacabuco, donde sacó más del 46 por ciento de los votos.

Sí, la verdad que nosotros tuvimos internas acá, dentro del espacio de Juntos pero en conjunto sacamos más del 46 por ciento de los votos frente al 39,6 del Frente de Todos.

Estamos conformes. De todas formas, sabemos que hay que seguir trabajando para noviembre. Hay mucha gente que no fue a votar, el porcentaje de votantes fue de un 68 por ciento aproximadamente, cuando siempre en Chacabuco oscila en el 72 por ciento del padrón que se acerca a votar.

El porcentaje de votantes en Chacabuco fue de un 68 por ciento, cuando siempre oscila en el 72 por ciento.

Esto es atribuible a que algunos vecinos tenían un poco de temor con respecto al Covid, y también como otro factor importante el divorcio que existe entre la gente y la política, que hace que también muchos vecinos no se acerquen a votar.

Pero se debe entender que el voto más que una obligación es un derecho y ese derecho es una oportunidad, tanto en septiembre como ahora en noviembre, de ejercerlo para que el vecino pueda cambiar lo que no le gusta, y aparte elegir a quienes lo representen en el Concejo Deliberante, en la Cámara de Diputados, Senadores. Así que estamos trabajando mucho ese punto.

A nivel provincial, ¿cómo analiza la elección que hizo Juntos? Y también le consulto por la figura de Facundo Manes quien realizó, por ser su primera participación política, unos muy buenos comicios.

Sí, Facundo recién ingresa al mundo de la política, si bien siempre estuvo relacionado con el radicalismo él tiene una visión mucho más amplia, y la verdad que la elección fue muy buena, el porcentaje que ha sacado el radicalismo, casi un 50 por ciento de los votos de la provincia, 1 millón 200 mil votos representa un montón de bonaerenses que piensan, que están convencidos, que la figura de Facundo es lo mejor que le puede pasar a la Provincia.

Pero también estamos dentro de una interna donde una gran mayoría apoyó al Colo Santilli, y nos parece bien, más como radicales, que podamos dirimir en las urnas en una elección interna quién iba a conducir o encabezar las elecciones de noviembre.

Nosotros estamos, como radicales, contentos por el trabajo realizado.

Así que nosotros estamos, como radicales, contentos por el trabajo realizado. El radicalismo no tiene por ahí una estructura tan grande a la hora de enfrentar una elección tan importante como fue la de septiembre, pero bueno, ahora trabajamos todos juntos.

Yo pienso que es la fortaleza más grande que tiene el espacio, de haber mantenido esa unidad, desde 2019, cuando se perdió a nivel nacional y provincial, esa unidad se mantuvo y se construyó y se amplió. Así que yo lo veo muy pero muy bien.

Y el resultado es un punto aparte, importantísimo, que los vecinos, no solamente los bonaerenses sino en 17 provincias más, dijeron basta al Frente de Todos y quieren un país distinto, un país que sea previsible, que tenga un plan económico, que se trabaje fuertemente contra la pobreza infantil y la pobreza estructural que existe en el país, un país que se acompañe y se estimule el trabajo.

La gente ya no quiere más planes, porque la verdad que no es el camino. Y vemos que la gente votó en ese sentido y reconoció que hay que poner un límite.

Y bueno estas elecciones a veces son para poner un límite al oficialismo o a los oficialismos, y se mostró en esta última elección.

A nivel provincial, luego de estos resultados hubo cambios en el Gabinete. ¿Cómo toma estas modificaciones, qué consideraciones le merecen la llegada de Martín Insaurralde y de Leonardo Nardini que hasta hace algunos días eran pares de usted?

A mí me parece que la elección nacional y provincial pegó fuerte en ambos gobiernos, nacional y provincial, y obligó tanto al Presidente a cambiar o reestructurar el Gabinete como una respuesta a lo que viene.

Y a nivel provincial, Kicillof también fue uno de los perdedores de la elección, que por ahí pasó no tan expuesto pero también fue un golpe muy duro haber perdido muchos votos en la provincia de Buenos Aires, que le pertenecían al Frente de Todos.

Los cambios son patrimonio y potestad del Gobernador que es el titular del Ejecutivo y él puede hacer todos los cambios que quiera.

Entonces, eso lo llevó al Gobernador a tener que hacer cambios. Los cambios a mí me parece que son patrimonio y potestad del Gobernador que es el titular del Ejecutivo y él puede hacer todos los cambios que quiera.

Bianco había hecho un buen trabajo durante la pandemia, siempre con muy buena relación con todos los intendentes, estando al teléfono siempre.

Pero me parece que el Gobernador en estos cambios que hace al poner intendentes al frente de ministerios tan importantes busca la territorialidad, de personas como los intendentes que conocen el territorio, conocen lo que le pasa, lo que siente el vecino, y me parece que le ha dado un giro hacia ese lado al Gabinete provincial.

Ojalá que podamos seguir teniendo el diálogo fluido que teníamos con las anteriores autoridades, y que esto sea provechoso no para el oficialismo y la oposición sino fundamentalmente para los bonaerenses.

Si estos números se mantienen de cara a diciembre, Chacabuco tendrá dos senadores.

Así es. Nosotros en la cuarta sección electoral fue una de las elecciones más importantes que se hizo a nivel provincial. Hay dos senadores que son candidatos ahora en Chacabuco, uno es Marcelo Daletto que viene del monzonismo y el otro es nuestro senador Agustín Maspoli que es del radicalismo.

Así que, de mantenerse estos números, Chacabuco va a poder tener por primera vez en la historia a dos senadores provinciales. Estamos contentos porque eso significa más gestión, más interrelación entre la Provincia y el Municipio. Contentos por eso.

En cuanto al desarrollo y la gestión de las obras en la ciudad, ¿cómo se viene dando en medio de las elecciones?

La gestión nunca paró. Estuvimos muy ocupados como todos los demás intendentes de la provincia y del país en lo que fue la pandemia.

Pero nosotros desde enero, empezamos a transitar el camino de volver a esta nueva normalidad y empezamos a continuar algunas obras que se habían interrumpido por efecto de la pandemia y a hacer otras obras nuevas con el fondo de Infraestructura municipal, con fondos de Nación.

Fundamentalmente, estamos centrados en lo que es realización de asfalto, cordón cuneta, iluminación LED, cloacas, nuevos pozos para la red de agua potable, arreglo de edificios municipales para no tener que alquilar dependencias.

Se viene haciendo un trabajo que no se ha interrumpido, y también la compra de maquinarias que es tan importante para los intendentes del interior que tenemos caminos rurales.

A raíz de eso hemos sacado un Leasing en Banco Provincia, que nos permitió acceder a esa maquinaria, y bueno, seguimos trabajando fuertemente como venimos haciendo desde el 2015 hasta ahora para cambiarle la realidad al vecino, mejorar la calidad de vida de ellos.

Respecto a la pandemia, ¿cómo avanza el plan de vacunación y la aplicación de segundas dosis en la ciudad?

El plan de vacunación viene avanzando lentamente pero viene avanzando, con una dosis tenemos más del 80 por ciento vacunado. Sé que hay una gran cantidad, casi la mayoría de los vecinos está vacunado con una dosis y con dos dosis tenemos el 57, el 58 por ciento, un poco en espejo de lo que pasa a nivel nacional provincial.

Con segunda dosis venimos un poco más lento, pero se viene vacunando y con respecto a los casos activos hay varios días ya consecutivos que no hubo casos positivos y casos activos debe haber menos de una decena en el día de hoy. Me parece que hoy hay seis casos activos nada más.

Pienso que el barbijo debería seguir usándose en lugares concurridos, porque todavía no hemos salido de la pandemia totalmente.

Lo cual indica que el efecto de la vacunación es importante sobre la población, está dando sus resultados y ahora se plantea una salida que la marcó el Gobierno nacional ayer, con la apertura de distintas actividades, incluso la no utilización del barbijo en la vía pública.

En eso pienso que el barbijo debería seguir usándose en lugares concurridos, porque todavía no hemos salido de la pandemia totalmente.

Como así también creo que sería totalmente necesario aplicar una tercera dosis fundamentalmente en personal de salud y en adultos mayores de 60 años.

Me parece que ese es el paso que hay que dar, algunos países lo han dado. La Organización Mundial de la Salud todavía no se ha manifestado categóricamente con respecto a la tercera dosis pero desde el punto de vista científico y médico yo pienso que se debe aplicar una tercera dosis y ya deberíamos empezar a hacerlo, sobre todo personal de salud, personas de riesgo y mayores de 60 años.

¿Qué mensaje les deja a los ciudadanos de Chacabuco de cara a las elecciones de noviembre?

El mensaje es el que venimos compartiendo con los vecinos desde el 2015, que la ciudad no la hace solamente el titular del Ejecutivo con sus funcionarios sino que una ciudad mejor la hacemos entre todos y que necesitamos del acompañamiento para seguir transformando la ciudad.

La Argentina vive momentos muy difíciles, desde el punto de vista económico, sanitario, social, educativo, estamos viviendo una tragedia en esos aspectos y necesitamos que el vecino dé su opinión, que vaya a votar, que acompañe a la gestión.

Pero fundamentalmente el mensaje nuestro es seguir trabajando para que Chacabuco sea una ciudad modelo, que es algo que tomamos como gold standard nosotros y sabemos que podemos hacerlo.

Empezamos a hacerlo por el área de la salud, donde hicimos una guardia central que es modelo la provincia de Buenos Aires, hicimos un área de internación en la gestión anterior de casi 40 camas nuevas, trajimos el resonador magnético.

Salud empezó a ser modelo, y yo soy médico, así que ahí tengo una doble imposición, y la verdad que sabemos podemos lograrlo. Así tenemos que seguir con las distintas áreas del municipio pero necesitamos del acompañamiento de los vecinos como lo vienen haciendo desde siempre.